Seguidores e seguidoras

domingo, 25 de marzo de 2012

Cañón del Miño. Belesar.

   El río Miño, a medida que se va acercando a la confluencia con el Sil, va estrechando su valle, convertido ya en un cañón. De manera que, a partir de Portomarín, comienza a mostrar unas características cada vez más parecidas a su afluente ourensano, aunque no tiene un carácter tan marcadamente mediterráneo como aquél.

 El sábado estuve en Belesar. Aquí el río delimita los ayuntamientos lucenses de Chantada (al oeste) y de O Saviñao (al este). Durante la visita prospecté ambas márgenes. Todas las observaciones comentadas en la entrada pertenecen a la cuadrícula UTM PH01.



 En la parte oriental quedan machas forestales, pero las tierras de la margen occidental están cubiertas por viñedos, que le dan un aspecto muy mediterráneo. Un elemento visual que siempre llama la atención a los que somos del norte.


  Para mi primera ruta escogí este camino, que bordeaba un pequeño viñedo.


  La lagartija ibérica (Podarcis hispanica) es aquí el reptil más abundante y más fácilmente observable.  En este transecto, de unos 700 m., identifiqué un total de 30 indivíduos (21 adultos y 9 juveniles).


 En esta ocasión llevaba la Fuji HS10. Las "bridge", para ciertas cosas, son tremendamente prácticas. Puedes estar enfocando con zoom y, al acercarte, pasar directamente a modo macro sin cambiar objetivo. Para un herpetólogo, por ejemplo, no creo que haya nada mejor.


  Las lagartijas me deleitaron con una buena gama de variedades cromáticas. Esta parda, sin líneas dorsolaterales, me parece muy bonita.


 Al acercarme yo, el ejemplar (macho) mostró un comportamiento muy curioso. Elevando y curvando la parte posterior del cuerpo y la cola, en la zona cloacal. Deduzco que es una señal territorial o bien de cortejo, aunque no detecté ninguna hembra a la vista.
  Así de memoria no recuerdo haber visto antes esta pauta en ejemplares de Podarcis Bocagei, prima hermana de la hispanica que es común en la comarca de Ferrol.


 La Retamas blancas (Cytisus multiflorus) adornaban el recorrido con sus flores blancas, muy diferentes de las amarillas que poseen las "Xestas" por mi zona.



  Cerca de allí hay una cantera abandonada, imitando un pequeño acantilado natural. Estos lugares, especialmente si contienen charcas permanentes, son de suma importancia para algunas epecies de anfibios y reptiles. En menor medida, también tienen interés para ciertas aves. La restauración o naturalización de estos lugares, abandonados por la industria, debiera ser algo prioritario para las Adiministraciones encargadas de la conservación. Y no permiitir que se transformen en escombreras, como pasó en cierta cantera ferrolana, en la que el escombro generado durante las obras de la autovía al puerto exterior, sepultó completamente una charca magnífica (que no me dió tiempo a conocer, lamentablemente)


 La sequía de este año desecó la mayoría de las charcas estacionales que había bajo la cantera. En un pequeño charco residual, me encontré con esta Culebra de collar (Natrix natrix), que esperaba desde una rama flotante el paso de algún anfibio despistado, de los que preferentemente se alimenta.

 En los ejemplares juveniles como el de la foto se aprecia el característico "collar" amarillo-negro que le dá nombre en muchos idiomas. Al llegar a edad adulta, la subespecie ibérica pierde este rasgo.


 Cuando me dirigía a la siguiente parada, frené el coche para fotografiar esta Langosta egipcia (Anacridium aegyptium). Por el tamaño, muy grande, sabemos que era una hembra. Sus ojos con rayas verticales son un buen rasgo de identificación.


 Eran inunmerables las especies de mairposas que detecté en PH 01. Como esta Antíopa (Nymphalis antiopa, creo, porque el exterior de las alas era negro..)


O este Licánido. Muy probablemente un Manto bicolor (Lycaena phlaeas). Ya sabéis que sólo dispongo de guías de carácter general, y sé que se me pasarán muchísimas subespecies o especies.


 Con ésta no hay duda. Una de las mariposas mas fotogénicas: la Pavo real (Inachis io). Relativamente fácil de fotografiar, por cierto, porque con otras.... parece mentira lo complicado que resulta.


 También detecté las siguientes mariposas: Macaón (Papilio machaon), Podalirios (Iphiclides podalirius), Vanesas (Vanessa atalanta), Auroras (Antocharis cardamines), Limoneras (Gonepteryx rhamni), Blancas (Pieris brasicae o similares), Ícaros (Lycaenidae spp), e incluso una Esfinge colibrí/abejorro, que no me dió tiempo a identificar (Macroglossum/Hemaris).  Una pasada.

 Otros bichos no son particularmente apreciados por un servidor. Mis aventuras y problemas con las Garrapatas (Ixodes ricinus) creo que darían para escribir una novela.
 No, sinceramente no les tengo simpatía. Esta me la encontré subiéndome por el pantalón. Le perdoné la vida, a ver si así me dejan en paz cada vez que ande metido por zonas de matorral.


 No quería irme de allí sin acercarme al padre Miño.


 Por la carretera había ya los primeros síntomas de la Primavera. Este "síntoma" de la foto murió atropellado mientras se dirigía a los lugares de apareamiento y puesta, en las orillas del río. Durante estas migraciones de celo, los Sapos comunes (Bufo bufo) mueren por cientos en las carreteras que discurren paralelas a los ríos de mediano o gran tamaño.


Afortunadamente al escuchar los suaves cantos que emitían sus compañeros más afortunados desde las seguras aguas del Miño, me alegré de ver que la vida prosigue.

 Lo que sí me preocupó fué la ausencia casi total de la Rana verde (Rana perezi) en el río. Sólo detecté este ejemplar, camuflado cual Rambo, entre las hierbas de la orilla.


  El "enemigo americano" (Cangrejo, Visón, Carpín,) es probablemente la causante de esta escasez. De hecho los anfibios están despareciendo de manera alarmante en muchos ríos y embalses donde el cangrejo y otras especies invasoras se han establecido.

Para alegrar un poco la velada, estuve fotografiando una colonia de Aviones roqueros (Ptyonoprogne rupetris) que ocupaba un pequeño puente en Belesar. Para tal fin, mejor con la reflex...


En vuelo la cosa era dificilísima para min. Aún no he aprendido a usar correctamente el enfoque manual y me cuesta horrores enfocar.


 Con bichos posados y estáticos, resulta algo más fácil.


 Estos dos tomaban el solete, como quien está en la playa.
Unos bichos simpáticos, que seguramente se han visto muy favorecidos al adaptarse a las infraestructuras humanas, como puentes, viaductos o presas.


 De rapaces, pues nada, de nada. Lo único reseñable fue un Azor (Accipiter gentilis) y un par de parejas de Milano negro (Milvus migrans), como este de la foto. Pero no encontré todavía águilas (Calzada/Culebrera) que ya deben andar por la zona.


La sorpresa de la jornada!! Cuando más despistado estaba yo, dos Visones americanos (Mustela vison) aparecieron de repente gritando como locos por la carretera que bordea el río. Supongo que era un macho expulsando a otro de su territorio, por la mala hostia que se gastó el tío...


 Se dirigieron directamente hacia mi posición, mientras seguían chillando y gritando. Que no se entere nadie, pero hasta me acojonó un poco la situación. Por un momento pensé en la posibilidad de que dos ejemplares trastornados, buscando venganza por los malos tratos recibidos durante su cautiverio en una granja peletera, intentasen atacarme a mi, culpándome de su destino.

 Lo sorprendente de la situación me impidió reaccionar con el mínimo de rapidez que se le debe exigir a un naturalista. Nada, no fuí capaz de enfocar, porque aún encima llebaba la bridge. En estos casos, las reflex son mucho más rápidas.


 Os puedo asegurar que no pasaron a más de dos metros de mí. Su pestilente olor llegó a molestarme cuando pasaron.. para que os hagáis una idea de cómo fué la historia.

 Lo mejor de la jornada vino justo cuando ya recogía para volver. Aunque disponíamos de citas antiguas de Lagartija rabilarga (Psammodorums algirus) en el valle del Miño, no habíamos podido encontrarla durante las prospecciones para el Atlas (2005-2010). La había buscado, probablemente, en los lugares equivocados, ya que en mis observaciones de los años 90 no había concretado el lugar exacto de mis observaciones de P.algirus.

 Por eso me supuso una alegría poder fotografíar este juvenil en una cuneta al sur de Belesar. 


 Y con este retrato primaveral me despido hasta la próxima.

8 comentarios:

  1. Fabulosoo...¿resumen? de la jornada. Desde luego que cuantos más campos te interesan, más se disfruta de los paseos. De hecho, tú, es que lo flipas!!

    Un saludazo!!

    ResponderEliminar
  2. Se disfruta, si..

    Pero ya tengo flipado más (eran otros tiempos...)

    Unha aperta, Mikel, e grazas pola visita.

    ResponderEliminar
  3. Hola Xabi:

    Estupendísimas las fotos, ya veo que dominas el tema. Me alegro especialmente por el hallazgo de la Psammodromus algirus.

    Un abrazo muy fuerte. Moisés.

    ResponderEliminar
  4. É un auténtico pracer recibir neste blogue ao auténtico "ideólogo" e alma mater do Atlas de hérpetos da SGHN. Por certo, unha publicación que está a ter un éxito rotundo, polo que sei...

    Se miras entradas antigas seguro que has atopar cousas interesantes, Moisés.

    Sobre o das fotos, pois fago o que podo...

    Un forte abrazo, e benvivo a este este espazo de bicharía!

    ResponderEliminar
  5. Buenas, el ataque de la pareja de visones asesinos tambien lo he sufrido yo en Gandaras, pero en version arborea..
    La colilarga recuerdo haberla visto al lado del bar del catamaran, por Doade.

    Cesar

    ResponderEliminar
  6. Coño, César, que xa lles vai quedar ese nome ("Os Visóns asasinos").
    De verdade que, por un momento, quedei bloqueado e confuso ante o "ataque" americán.

    E sobre a Algirus, pois supoño que teremos que buscala polo Miño arriba, a ver ata onde chega (non será en Portomarín, como a P. hispanica, pero.....)

    Unha aperta e graciñas polo comentario.

    ResponderEliminar
  7. Hola el año pasado por la zona de belesar metida en unas piedras de un muro habia una serpiente o culebre yo no las distingo porq mi incultura en este tema es supina jajajaja de color negro y pintas amarillas grrrrrrrrr como se llama el animal q vi??

    ResponderEliminar
  8. Olá Maria e benvida a este blogue.

    A descrición que me dás é bastante ambigua. ¿Non sería máis ben amarela con pintas negras?

    Neste último caso, e polo que contas do hábitat(un muro)e da localización (un val térmica do sur de Lugo)véñenme á cabez dúas posíbeis opcións.

    Por un lado unha Víbora de Seoane (Vipera seoanei, que algunha xenete a describe con palabras parecidas.
    Outra opción, quizá a máis probable, sería un exemplar xuvenil de Cobra de escada (Elaphe scalaris). Ademáis trátase de un ofidio común nesa zona, e que entra moito nos muros e aldeas humanas.

    Podes buscar en internete fotos de ambas, a ver se averiguas algo.

    Por certo, "cobra" e "serpe" son sinónimos na nosa zona. Técnicamente as "culebras" serían as "serpientes" da familia colubridae, pero na práctica utilizamos ambas palabras por igual na nosa zona. Ante a duda, fai como no chiste do Guardia Civil nun accidente de tráfico, e usa a palabra "ofidio", que esa nunca falla.

    Un saúdo.

    ResponderEliminar