Seguidores e seguidoras

jueves, 19 de julio de 2012

Montaña de Ourense, cap.3. Cenza.

 El sábado subí hasta el embalse de Cenza, situado a los pies de la Sierra de Queixa. Y mientras ascendía por la carretera casi atropello un Chotacabras (Caprimulgus europaeus), que estaba descansando sobre el asfalto. Porque hay que decir que comencé la jornada muy temprano, a las 6,30 horas! Eso implicó que apenas había luz para fotografiar, sobre todo por el día tan malo que hacía: cielos completamente cubiertos, 4º C y un viento que cortaba.

Embalse de Cenza, Vilariño de Conso

 Tuve que preparame un té para calentarme un poco, intentando como podía que no se apagara el fuego del hornillo. A esa hora los Corzos deambulaban tranquilos cerca de las pistas. Sí, ya sé que tenemos muchos corzos por Ferrol...pero no es lo mismo verlos aquí, en un entorno mucho más equilibrado y con una población de grandes mamíferos mucho más "natural".

Corzo (Capreolus capreolus) hembra

 El objetivo más importante de la excursión era visitar los territorios de cría de la Tarabilla norteña (Saxicola rubetra), un paseriforme de distribución limitadísima en Galiza. Enseguida apareció la primera pareja, que además alimentaban un joven volantón, muy escondido entre el piornal.

 Tarabilla norteña macho (el piornal quedó bien enfocado por lo menos...)

 Las fotos (por llamarles algo) son horribles. Pero lo importante en este caso, como digo siempre, es el valor documental. Sólo detecté dos territorios en toda la zona marcada en verde en el mapa. La braña más importante había padecido los efectos del fuego en sus bordes desde mi última visita. Quizá eso provocó el abandono de la especie allí.

Tarabilla norteña, hembra llevando ceba en el pico

  Quería caminar un poco y perderme entre las brañas de la zona, así que realicé un par de transectos medianos, dentro de lo que mi lesionada rodilla me permitía.. Porque aquello merece el esfuerzo.


      Poder mirar en todas direcciones sin ver una torre de alta tensión, una casa, una carretera,..... Hacia el mediodía el cielo se abrió un poco y aproveché para tomar unas fotos de paisajes típicos



     
  Y donde hay agua, hay anfibios. Este Sapo común atravesaba el camino, dándolo todo. El tío estaba tamén muy nervioso (como la Coronella del día anterior) y tampoco me facilitó la foto.

 Sapo común (Bufo bufo)

  Este Sapo partero si que no movía un dedo. Lo encontré bajo una piedra en la orilla del embase. Lo tuve el menor tiempo posible expuesto al aire exterior. Rápidamente lo devolví a su galería, bajo la piedra. Luego encontré otro más. El macho de esta especie es el esterotipo de padre moderno, pues ayuda en las tareas domésticas, transportando los huevos en la espalda hasta el momento de la eclosión.

Sapo partero (Alytes obstetricans)

  Los reptiles son más tradicionales y dejan los huevos donde cuadre. Encontré esta puesta bajo otra piedra. Por desgracia había dejado el metro en el coche y no pude medirlos. 

Puesta de lacértido sp

Por el número de huevos y el tamaño aproximado creo que podrían ser de Lagartija gallega (Podarcis Bocagei) o Lagarto verdinegro (Lacerta Schereiberi). O incluso de Lagarto ocelado (Timon lepidus), porque realmente no sabría calcular si tenían 15 mm o 10 mm (no recuerdo bien). Las tres especies las he encontrado en las inmediaciones del embalse. A ver si alguno de los herpetólogos que leen este blog pueden aportar algo de luz.

 El caso es que no volví con el metro porque justo en ese momento descubrí algo gordo, algo que no me esperaba.
 Hacia tiempo que me rondaba la cabeza la posibilidad de que el Andarríos chico (Actitis hypoleucos) criase en el embalse, y con esa idea realicé varios barridos con el telescopio por las riberas más apropiadas. Y cual fué mi sorpresa al descubrir una pareja de Chorlitejos chicos (Charadrius dubius) con un pollo! Estaban en esta playa arenosa..


   No pude sacar fotografía debido a lo delicado de la situación. Habiendo pollos por el medio hay que ser muy cuidadoso y no molestar. Una pena, porque este tipo de observaciones (para mí de las más bonitas que se puedan tener) son las que me impulsaron a dedicarme a la fotografía y al blog. Pero lo primero es lo primero. Repasando mis libros, creo que es la localidad de cría situada a mayor altitud en Galiza. De hecho ni siquiera estaba registrada (creo). Esta cita ya justificó la visita.

 Lamentablemente, el fuego provocado por el hombre cobra su tributo de manera regular por estas tierras ourensanas. Y sus efectos se dejaban notar en muchas de las laderas. Probablemente esa es la causa de que faltase a la cita alguna especie habitual, pero que no apareció (como el Roquero rubio).

 Prefiero poner fotos de las áreas menos afectadas, para no deprimir a la audiencia...

  Sierra de Queixa


   ¿Espectacular, verdad?


 Las que no faltaron a la cita con el voyeur ferrolano fueron las Collalbas grises (Oenanthe oenanthe). Mientras el macho "me engañaba", llamando mi atención para apartarme del nido...


 ..la hembra les llevaba ceba a los pollos.


 Y lo prometido es deuda. Si hay un pájaro característico de la zona, no es sino la Bisbita campestre (Anthus campestris). En esta ocasión pude tomar unas fotos más decentillas..


  Acabo. Esto es sólo una pequeña muestra de lo que se puede ver allí. A lo largo de la jornada Águilas culebreras (Circaetus gallicus) Aguiluchos (Circus sp), Ratoneros (Buteo buteo), Acentores (Prunella modularis), Currucas rabilargas (Sylvia undata), Tarabillas comunes (Saxicola torquata), Alondras (Alauda arvensis), Bisbitas alpinos (Anthus spinoletta), Lavanderas boyeras (Motacilla flava) y otras aves fueron compañeras de excursión, animando la jornada por estas solitarias tierras de la montaña ourensana.

 Y aún falta otro capítulo más. El domingo tuve la suerte de encontrar un charca estupenda, donde pude disfrutar con la pequeña fauna que la poblaba.
 Eso será en la próxima entrega de esta miniserie.


   

2 comentarios:

  1. Hola Xavi
    Vexo que te divertiches e na montaña ourensana non é para menos.
    Coméntoche que hoxe pola mañá andando de axexo no Alto de Pedroso cerca do Rego da Fontenova estaba petado de sapiños, pero eran tan pequenos que a simple vista non se apreciaban rasgos distintivos de especie.
    A cousa era espectacular pola cantidade. Soamente hai un par de anos vira cousa tal no Eo.

    ResponderEliminar
  2. Probablemente eran Sapos comúns (Bufo bufo), Eloi. De vez en cando podemos atopar esas "explosións" perto de ríos de corrente lenta ou embalses, no mes de Xuño-Xullo. Eses exemplares tan pequeniños acaban de facer a metamorfose e, por iso, se chaman "metamórficos".

    Eu tamén coñezo a experiencia que describes(que che dá medo camiñar por non pisalos de tantos que hai). Teño vivido iso no encoro das Forcadas ou da Ribeira (As Pontes). Noutros lugares teño atopado a mesma exposión de metamórficos, pero de Rá estroza (Hyla arborea)!

    Grazas pola visita.

    ResponderEliminar