Seguidores e seguidoras

jueves, 14 de marzo de 2013

La humedad

   El que no haya pasado un invierno de los lluviosos en la costa gallega no conoce lo que es la humedad extrema. Hace poco le preguntaban al capitan Mangouras durante el juicio del Prestige qué opinaba de su estancia de tres meses en A Coruña. Su respuesta era breve: "-...llueve demasiado".
   Resulta que a la par que mi interés por la observación de la fauna y flora, cuando era apenas un niño se desarrolló en mí también el interés por la climatología. Y hace años que intento recoger en mis cuadernos todas aquellas cosas "noticiables" relativas al clima, por su relación directa en la Naturaleza.
  Este año el invierno se nos está haciendo interminable a muchos en Ferrolterra. Porque, si bien es cierto que en cuanto a precipitaciones recogidas (litros) la zona suroeste de A Coruña y la provincia de Pontevedra se llevan la palma, el número de días de lluvia y la sensación de humedad es mayor en las áreas más norteñas. En las Rías Baixas las borrascas que entran desde el SW provocan precipitaciones abundantes, mientras que en la costa de Lugo es el viento del Cantábrico el que aporta mayor inestabilidad, debido a su orientación geográfica. Bien, pues en Ferrol el mal tiempo nos viene tanto de un sitio como de otro durante el invierno (aunque con norte-noreste la cosa puede quedar sólo en cielos cubiertos con lluvias escasas).


    En el invierno 2000-2001 tuvimos un fin de milenio extraordinario, con tres meses continuados de lluvias, con sólo tres días inercalados sin agua. Aquello provocó no pocos transtornos en la gente (consultas médicas masivas por depresión, aumentaron las migraciones para buscar trabajo en Canarias, etc..). A diferencia de aquél, este invierno nos ha dejado alguna pequeña tregua por el medio. Intervalos de dos o tres días de sol, como mucho (siendo generoso). Pero en suma, podemos decir que desde mediados de Octubre no han parado de entrar borrascas una tras otra. Y son ya cinco meses!

  Es difícil explicar a la gente de fuera que no ha vivido aquí lo que esto supone. Esa sensación de la ropa húmeda ("las sábanas están mojadas" me decía un amigo madrileño hace años), el auga condensando en el interior de ventanas y frigoríficos a pesar de la calefacción, la oscuridad permanente que obliga a estar con la luz encendida desde media tarde todos los días en Noviembre o Diciembre, ... Además la humedad se dispara cuando amaina el viento (porque el viento y la helada rabajan mucho el índice de humedad relativa del aire, como saben bien los amigos castellanos).
   En fin, son muchos años viviendo esta realidad. Cuando viene un año seco se lleva bien, pero cuando toca agua, la necesidad por ver el sol se vuelve tan poderosa como la de respirar.

 Hoy estuve en el embalse de As Forcadas. En el lugar habitual nadaba y se aliementaba una Nutria (Lutra lutra).


Nutria (Lutra lutra)

 Los Somormujos lavancos están ya en celo, y sus paradas nupciales nos recuerdan que estamos en temporada de reproducción.


Somormujo lavanco (Podiceps cristatus)

  Como en otros humedales de la comarca ya se pueden ver las primeras Golondrinas comunes (Hirundo rustica), acompañadas habitualmente por algún que otro Avión zapador (Riparia riparia)

Golondrinas comunes

 Los últimos Bisbitas comunes (Anthus pratensis) permanecen aún aquí. En breve nos abandonarán, siendo substituídos por su pariente el Bisbita arbóreo (Anthus trivialis), visitante estival y nidificante en bosques aclarados y linderos forestales.

Bisbita común

 Bueno os tengo que dejar. Hasta otra.

6 comentarios:

  1. ¡La foto del lago es impresionante! Y que hayas visto otra vez nutrias me produce una envidia (sana) que ni te imaginas...jeje..

    Respecto a la humedad, aún recuerdo mi estancia en Santiago, durante el curso 2000/01 . Estuvo lloviendo toooodo el maldito invierno. Fue un poco agobiante. Suerte que tuve una salida al campo en la meseta y pude ver un poco el cielo azul, ¡que lo echaba de menos!!

    ResponderEliminar
  2. Imaxino que a foto che trouxo á mente os lagos escoceses, Inés, máis non é tal (sorte tería!), senon o encoro das Forcadas. E o das Lontras xa vos veño dicindo sempre: é dificíl non velas por aquí!
    Do inverno "famoso", teño lambranzas, por exmplo, de estar baixo o paragaugas censando. Que non volte outro así (o meu actual estado de estrés insoportábel non me permitiría soportalo)
    Un abrazo, meiriña.

    ResponderEliminar
  3. Pois eu ese ano fixera as mostraxes para o Atlas e Libros vermellos dos herpetos..
    E a miña lembranza e abrir a porta do clube de piraguismo e sair remando dende ali, por riba das viñas..
    Nembargantes non teño lembranzas de enchenta nas Gandaras.

    Apertas,

    Cesar Ayres

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pois répteis... non habías sacar moitos daquela, pero para anfibios debeu ser un ano espectacular. Eu estaba metido de cheo co tema das aves por aquela época.
      Unha aperta.

      Eliminar
  4. O inverno de 2000-2001 comenzou cun temporal de mar no 15 de setembro. Seino porque estaba nunha obra marítima (reposición da Barra do Medio) e levaba diario de obra.
    Despois diso en Xaneiro fun para Santiago a traballar como becario na Universidade. E non parou de chover ata finais de Maio (creo recordar que polo 17 ou así). No medio habería 5 días sen chover.
    Era apocaliptica a estreira de paraugas no campo Sur de Compostela ...

    ResponderEliminar
  5. Ben, Eloi, realmente o pior foi entre o 12 de Outubro e mediados de Xaneiro. Tomei boa nota no cuaderno de campo daquel "cataclismo meteoro-ilóxico".
    Por min que non volva outra así.

    ResponderEliminar