Seguidores e seguidoras

lunes, 12 de agosto de 2013

Esperando...

 Esta mañana de lunes acudía a la laguna de Valdoviño para ver cómo estaba. No llevaba más equipo que la cámara de fotos, pues vuelvo a tener problemas en las rodillas y me duele bastante al andar una tendinitis de grado 10 en la escala de Richter. Pero me llegó para comprobar, tal como suponía, que la mayoría de las limícolas han aprovechado el nordeste para continuar su migración, rumbo a O Grove, Aveiro, Huelva o Mauritania.


  Ahora mismo, además de las numerosas anátidas concentradas para mudar, lo que más llama la atención son las gaviotas, que comienzan a formar bandos bastante grandes. Hoy, a ojo, habría unas 350-400. La mayoría sombrías (Larus fuscus). Un adulto de Patiamarilla (Larus michahellis) era perseguido sin tregua por dos pollos volantones a los que les apretaba la "gusa". Casi daban pena los pollos, con sus lastimeros gritos pidiendo comida como si fuesen bebés.


Gaivota patiamarilla (Larus michahellis) adulta con juveniles del año

 Entre ellas, un enorme Gavión (Larus marinus) adulto marcaba "paquete". De éstos no tenemos indicios de cría por la zona todavía, que yo sepa.


  En fin, que la cosa estaba parada. Antes de volver paré en la pequeña playa de Os Botes, a ver si había suerte y estaban los Correlimos tridáctilos del otro día. Pero estaba completamente vacía.


   Tan vacía como lo estaba yo en eses momentos. Con el cielo plomizo y un "orballo" fino que comenzaba a caer, la melancolía se apoderó aún más de mí. Entonces el cuerpo que ocupo entró en el coche para volver a Ferrol. Mientras, mi mente y mi corazón estaban en otro lugar, ausentes. Aunque la verdad es que un muerto no puede estar ausente. Porque es así, muerto, como me siento, mientras cuento las horas insoportables o los días eternos para volver a ver la luz, como la que irradiaba el otro día en Os Botes:

El mar de Valdoviño mojando los pies más bonitos del mundo

 Como digo, toca armarse de paciencia y esperar. A la migración, me refiero.

4 comentarios:

  1. Hola Xabi:
    Ese marinus ya ejercía de portero de discoteca el domingo(Bicharraco....). De momento en Galicia, solo está confirmada la cría en Farallóns y Ansarón, Lugo, y en El guidoiro pedregoso, Pontevedra. En Coruña, aún no está confirmada, pero quien sabe.... Hay mucho pedrusco sin prospectar... Quien sabe lo que hay en Gabeiras y otras...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gabeiras está prospectada y este año casi no crían ni patiamarillas.
    También lo están Punta Castelo, Cabalos, Gaivoteiro y lo mismiño....
    Saludos a los dos.
    Paco

    ResponderEliminar
  3. Opa xente. A verdade é que non me estrana que Gabeiras estean baleiras, Paco, porque na cidade parece que non hai un só tellado desocupado (alí onde as casas conservan tellados clásicos con chamineas de abrigo). Vivo nun sexto con ampla panorámica e podo garantizarche que no barrrio de Ultramar é unha pasada. E no asteleiro de Bazán tamén.
    Graciñas aos dous pola visita.
    PD: A finais do inverno pasado vin unha parella de Gaivotóns facéndose monerías na praia do Cavalar, en Ortigueira....

    ResponderEliminar
  4. Si, las colonias urbanas, van a más en Ferrol. Supongo y espero que ya no se pagan "burradas" para erradicarlas. Imagino que como ya no hay pasta para "casi" nada, se habrá abandonado esa práctica que no ha sido muy efectiva. El barrio de la magdalena, sigue a tope.
    Es muy probable que se nos escape alguna parejilla por algún lado, pero sin duda,en unos años, su población aumentará de manera importante.

    ResponderEliminar