Seguidores e seguidoras

sábado, 21 de junio de 2014

Una de lenguaje

   Los seguidores y seguidoras más antiguas de "Bichos" ya sabéis que, de vez en cuando, surge algo que me toca la fibra sensible y decido publicar entradas que poco tienen que ver con la naturaleza.

 En este caso, el motivo es la noticia que veía esta tarde en una página de un periódico viejo. Me ha llamado la atención, una vez más, la expresión "ultranacionalista" aplicada a los sujetos que aparecen en la imagen.


Los símbolos que portan y los gestos no dejan lugar a duda de que estamos ante personas de ideología fascista o neonazi; sin embargo, La Voz de Galicia, siguiendo los dictados de arriba, apuesta por el empleo de la popular fórmula "ultranacionalista". Con ello, imagino, busca dos objetivos:
1- Evitar que tenga presencia mediática el nazismo, actuando como si no existiese. No sé yo si los inmigrantes de Grecia o los jóvenes punkies de Madrid y Zaragoza tendrán la misma sensación...
2- Ayudar en la confusión del término "nacionalista". Vamos, viene a decir que es lo mismo un expansionista pangermánico como Adolf Hitler que un activista irlandés, un guerrillero saharaui o un apátrida palestino.

  Yo tengo amigos muy de derechas y muy de izquierdas. Soy respetuoso con cualquiera independientemente de su ideología política (hasta una línea roja que delimita la foto superior), siempre que sean personas buenas y coherentes. Si uno muestra su compasión a través de la solidaridad de clase, militando sindicalmente, pues estupendo. Pero si otro decide trabajar en Médicos sin fronteras o de misionero jesuita en la selva, pues también hay que ser respetuoso.

 Pero no soporto la manipulación de la prensa. Echo de menos la sinceridad con que se denominaba la política en tiempos pasados. Uno era socialdemócrata, o liberal, o democristiano o comunista.
  Un buen amigo anarquista me decia hace poco que él no era "antisistema", sino que estaba a favor de un sistema más justo, y luchaba contra lo que él consideraba un sistema injusto de reparto de la riqueza. No comparto sus ideas, pero es una persona extraordinariamente coherente y comprometida. Y llama a las cosas por su nombre. No como estos "periodistas" de chiste que tenemos y que, probablemente, merecemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario