Seguidores e seguidoras

domingo, 24 de abril de 2016

Volando sobre el Atlántico

   Es muy difícil para un aprendiz de fotografía tan torpe como yo y con un "equipo" tan cutre como el mío transmitir a través de una foto todas las emociones que surgen cuando se vuela sobre el Atlántico por los impresionantes acantilados del norte gallego. Porque eso, volar, es justo lo que sentimos cuando caminamos al borde de aquellos vertiginosos precipicios por las viejas sendas de pescadores perdidas entre un interminable mar de tojo que contrasta sus tonos verdes y amarillos con el intenso azul del océano, doscientos metros más abajo.


  El fortísimo contraste de una mañana soleada es un desafío demasiado grande para el limitado rango dinámico de mi cámara bridge y uno se desespera buscando una exposición que permita ver tonos altos y bajos de la escena. Intenté no tirar mucho del "gran angular" para no distorsionar demasiado la imagen pero aún así había mucha información que procesar y en estos momentos echas de menos un equipo reflex con objetivos específicos (un pesado equipo con el que no sería tan liviano este recorrido de cuatro horas, también es cierto). Espero que por lo menos valgan como imágenes testimoniales del paseo que hice por la costa de Meirás en esta preciosa mañana de Primavera.





 Costa de Narón en primer plano (término municipal de Ferrol al fondo)

   Desde el impresionante mirador que supone el "Pico da Vela" (247 m.) hay una buena vista del valle que, desde Ferrol, pasa por Narón y llega hasta Valdoviño, más al norte. Mi infancia tiene mucho que ver con ese valle, donde me crié en compañía de Lagartos verdinegros, Luciones, Ranas bermejas y Tritones palmeados, abundantísimos todos ellos en aquella época.

 Valle de Narón

  Durante la prospección de hoy dediqué mucho tiempo a revisar los acantilados, buscando evidencias de aves rupícolas. Pero es tanta la superficie a controlar que uno no sabe muy bien por donde empezar, aunque más o menos tienes una idea de qué zonas prefiere cada especie: las agujas salientes del acantilado son buenos cantaderos para el Roquero solitario; en la parte baja de las paredes podemos ver Cormoranes moñudos y en la parte alta de los "balcones" será más fácil detectar Colirrojos tizones. Pero esto no es tan fácil como identificar una limícola en la laguna.


   Por ahora no he detectado Roqueros, que busqué intensamente, pero sí apareció un Halcón peregrino, al que intentaré localizar el nido en cuanto haya pollos, y varios Cormoranes moñudos.

 Cormorán moñudo (Phalacrocorax artistotelis) joven

  Sergio París me ha pasado este mapilla donde aparecen los lugares de cría confirmada encontrados durante el seguimiento de la especie llevado a cabo en 2007. La especie está sufriendo un severo declive y cada vez cobran más importancia las parejas reproductoras que podramos localizar.
Dentro del círculo verde está la zona que he controlado esta mañana.

Distribución aproximada del Cormorán en la costa de Ferrol y Narón
Fuente: Plan de conservación de 2007

 Queda mucha Primavera pero queda también mucho trabajo por hacer.

Colirrojo tizón (Phoenicuros ochruros)

No hay comentarios:

Publicar un comentario