Seguidores e seguidoras

martes, 3 de mayo de 2016

Por tierras zamoranas, 2ª parte. Valle del Esla

   Siempre es un placer visitar Villafáfila, pero nada como pasear por un buen monte mediterráneo, como el que conserva el valle del Esla a su paso por Bretocino.
   Además de la gran belleza paisajística, con el contraste de sus choperas en el río, los jarales de ladera o los encinares adehesados de los montes, caminar por allí se convierte en una fantástica experiencia para todos los sentidos. El olor del Tomillo y de las Lavandas te acompañan durante todo el recorrido, transformando la excursión en algo único. Y notarás el tacto pegajoso de las Jaras siempre que te internes entre el matorral.


  El Esla avanza perezoso a tus pies antes de unirse al padre Duero. Como anticipo de lo que serán los impresionantes Arribes tiene a bien el cauce castellano ofrecernos unas magníficas muestras de bosque y matorral mediterráneo; un regalo de cortesía para los que no podemos desplazarnos hasta aquel increíble parque natural.



   Los pequeños cortados fluviales contienen sorpresas de mucho interés ornitológico.


  Arriba se extiende la meseta, otro lugar maravilloso que genera en el caminante un torrente de sensaciones y emociones que fomentan la reflexión, la soledad interior de la persona sensible.


 Y aún encima están los bichos, de todo tipo y de todos los colores; como estas 2 Garcetas grandes (Egretta alba) que volaban sobre el río en dirección Norte.

Garcetas grandes (Egretta alba)

     O las grandes rapaces. En las escasas seis horas que estuve en la zona pude avistar 4 Buitres leonados (Gyps fulvus), 1-2 Aguilas reales (Aquila chrysaetos), 1 Aguila calzada (Hieraaetus pennatus), varios Milanos negros (Milvus migrans) y 2 Cernícalos vulgares (Falco tinnunculus).

 Aguila real (Aquila chrysaetos)

  En cuanto sales del coche te invaden los cantos de la Perdiz (Alectoris rufa), muy abundante en la zona, de la Codorniz (Coturnix cotiurnix), Abubilla (Upupa epos), del Cuco (Cuculus canorus), del Torcecuello (Jynx torquilla) o el tamborileo del Pico picapinos (Dendrocopos major). Una Oropéndola (Oriolus oriolus) macho apareció para añadir un poco más de color a la mañana, que ya estaba excelentemente colorida con la presencia de los Abejarucos (Merops apiaster).

  De paseriformes típicos lo más destacado fué: Cogujadas montesinas (Galerida tekhlae), Totovías (Lullula arborea), Ruiseñores comunes (Luscinia megarrhynchos), muchos Alcaudones comunes (Lanius senator), un Alcaudón meridonal (Lanius meridionalis), un Zarcero común (Hippolais polyglota), + Currucas carrasqueña (Sylvia cantillans), posibles tomilleras (Sylvia conspicillata) y una pareja de mirlonas (Sylvia hortensis), Mosquiteros papialbos (Phylloscopus bonelli), Gorriones chillones (Petronia petronia). En un alto con encinar escuchaba dos machos cantores de Escribano hortelano (Emberiza hosrtulana), pero en esta ocasión no pude fotografiarlos.

 Cogujada montesina (Galerida tekhlae)

 Abejarucos (Merops apiaster)

 Alcaudón común (Lanius senator)

Alcaudón meridional (Lanius meridionalis)

 Curruca mirlona (Sylvia hortensis) macho

Curruca mirlona (Sylvia hortensis) hembra

  Las mirlonas no son fáciles de afotar y mi tiempo disponible allí era muy limitado, así que van dos fotos testimoniales. Además me encontré este nido en una encina a menos de dos metros del suelo. En las proximidades había Rusiseñor y Alcaudón común. ¿Alguna idea de su propietario?

 Nido sp

  El viento y el intenso frío no salen en las fotos, pero me fastidiaron las mejores horas de la mañana. Apenas encontré invertebrados, como esta mariposa (que ya está citada en la cuadrícula, creo)

 Tomares ballus (corrígase si procede)

  Levanté un buen montón de piedras, con resultado bastante pobre. Alguna Escolopendra (Scolopendra cingulatus) y este ciempiés de mirada ciertamente asesina:

Scutigera coleoptrata o similar

  Sin embargo hubo cinco minutos de gloria. Primero apareció una magnífica Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus) subadulta que encontré debajo de una gran piedra. No hubo tiempo para bajar la piedra y afotar. Y, lo mejor, dos Culebrillas ciegas (Blanus cinereus), un pequeño reptil de vida subterránea que es extremadamente rara en Galiza pero que en tierras zamoranas se puede encontrar con cierta facilidad.


    El Sapo común (Bufo bufo) se encuentra en pleno perído reproductor. En las orillas de río se congregaban varios machos que cantaban tímidamente esperando la llegada de una hembra con la que aparearse. Es buena época para verlos activos a la luz del día.

Sapo común (Bufo bufo)

  Pero para anfibios, la charca que descubría fuera del valle:


   Estaba llena de larvas de Sapo corredor (Bufo calamita) y de Sapo de espuelas (Pelobates cultripes). Por cierto, como véis no hace falta manipular todos los herpetos o insectos que se encuentran para tomarles una foto, al estilo de Frank de la Jungla. Si es necesario para identificarlos (y tenemos los permisos correspondientes) se pueden coger algunos ejemplares, pero si no es imprescindible pues dejemos en paz a los bichos, coño! Los naturalistas debemos cuidar siempre nuestro comportamiento y no convertirnos en frikies de la Naturaleza, por no hablar de convertirnos en posibles vectores de contagio para enfermedades como el terrible ranavirus

 Renacuajos de Sapo de espuelas (Pelobates cultripes)

 La charca era una muestra de lo que ofrece la meseta castellana después de un invierno lluvioso.

Hábitat de Pelobates cultripes en zamora.

    ¿Y que más os puedo decir? Pues que seis horas en Villafáfila y seis horas en el Esla han dado para todo esto que he publicado. No hay duda de que Zamora es hoy en día una de las provincias del Estado en que la madre Naturaleza se muestra más generosa con el visitante naturalista. Y no se trata de peloteo a los colegas del foro Naturzamora; es lo que siento de corazón.

6 comentarios:

  1. Os Blanus non son ofidios, son anfisbénidos. Ambas son subordes dentro dos escamosos (squamata). A orde squamata ten tres subordes: lacertilia (ou saurios) que son os lagartos e lagartixas, geckos, escánceres, etc; serpentes (ofidios) e anfisbénidos. Non está de todo claro donde hai que meter algún grupo menor pero a grandes rasgos sería deste xeito.
    PD: como mola Zamora!!!
    Unha aperta,
    Martiño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ostras, é verdade (penso que xa llo dicía o outro día a Eloi polo faceook) Cando a cabesiña está ao 120 % e pensando en erguerte ás cinco da mañá pasan estas cousas. Menos mal que teño os mellores correctores de mundo. Xa está corrixido.
      Graciñas!!!

      Eliminar
  2. Una pena que no encontraras más herpetos, Xabi. La verdad es que esos sitios tienen mucha variedad herpetológica.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienen, tienen..Para esas cosas es mejor el "horario de tarde" pero a esas horas no suelo estar en el campo ya. Eso si, soy una bestia madrugando (me gusta pasar frío!).

      Eliminar
  3. Bueno, todo depende del tiempo, pero en general yo prefiero con mucho la mañana a la tarde. La actividad de ciertas especies baja drásticamente a partir del mediodía, por ejemplo, los lagartos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hombre, cuando digo "horario de tarde" me refiero a las últimas horas de la tarde, que som buenísimas, no a las tres.

      Eliminar