Seguidores e seguidoras

sábado, 1 de octubre de 2016

De vuelta por la ría de Ortigueira

  Ya me tardaba volver a Ortigueira, aunque en esta ocasión ha sido sin "armamento pesado", pues no puedo cargar con el telescopio. Pero sirvió para volver a respirar ese aroma cargado de limícolas que destila el humedal más importante de toda la costa norte gallega.

    Aunque la primera noticia ornitológica fué la presencia de varias decenas de Anade silbón (Anas penelope). Seguramente ya habrán llegado también los primeros rabudos (Anas acuta) anátidas ambas emblemáticas de esta ría, uno dos sus principales cuarteles de invierno de toda la costa cantabro-atlántica peninsular.

 Anades silbones (Anas penelope

   No pude censar nada pero se notaba que había "chicha". Esperemos que se recuperen las cifras de Aguja colipinta, que lleva unos inviernos muy flojos aquí..

 Aguja colipinta (Limosa lapponica)

    En una zona con bastante alimento se produjeron varios incidentes entre ellas, llegando a las manos en algún caso.


 Aguja colipinta en actitud agresiva con otro individuo

     Sin telescopio resulta complicado detectar si ha llegado algún Archibebe oscuro (Tringa erythropus). Todos los que vi eran comunes o claros.

 Archibebe  claro (Tringa nebularia)

  Como suele ser habitual, un grupito de unos 60 Correlimos gordos (Calidris canutus).

 Correlimos gordos (Calidris canutus) en primer y segundo plano

   Las bridge son maravillosas, pero si los correlimos están casi a un kilómetro y a contraluz tampoco hacen milagros...Pero es una herramienta cojonuda para censar grupos en vuelo!


  Y por supuesto para controlar anillas, como la que llevaba este Gavión (Larus marinus):


  Me informa Atonio Gutiérrez  (Gaviotas y anillas) que "verde P31" fué anillado como adulto en Normandía (Francia) en 2014, aunque considera probable que haya nacido en la isla de Chausey. Por lo visto ya ha sido observado en anteriores ocasiones en la ría y en Cariño.

 Gavión (Larus marinus)

    Alvaro Fernández Polo no está anillado, pero es de sobra conocido por todos los ornitólogos locales. No pude evitar retratarlo mientras contemplaba su querida ría.

 El maestro Alvaro

   Reconozco que soy un vago para identificar gaviotas o charranes. Pero gracias a Ricardo Hevia sabemos que este charrán que volaba por la ría es un común.

Charrán común (Sterna hirundo)

   Desde luego hace más efecto una visita a Ortigueira que una tableta de Paracetamol. No hay mejor medicina que disfrutar de la Naturaleza!

Bajamar en Ortigueira

 Hasta la próxima

4 comentarios:

  1. Fotazas y otra gran entrada en tu blog!! Gracias

    ResponderEliminar
  2. Xa viches o que eu teño pendente: unha anela de Gavión,despois de ollar máis de un millón de patas de gaivotas.
    apertas e noraboa
    Paco

    ResponderEliminar