Seguidores e seguidoras

jueves, 20 de abril de 2017

Larus michahellis, una gaviota urbana

En las ciudades costeras como Ferrol la Gaviota patiamarilla (Larus michahellis) es ya, a todos los efectos, un ave urbana. En breve se van a producir las primeras puestas y las parejas ya están muy asentadas en sus lugares de cría. Por mis cuentas los primeros pollos nacen en la primera semana de Junio, aunque he detectado un importante desfase fenológico entre unas parejas y otras, sobre todo entre la población nidificante en Navantia (el astillero en el que trabajo).


   En estos días de Abril podremos observar un montón de Gaviotas si revisamos los tejados desde un punto alto con buena panorámica. Las zonas cubiertas de excrementos indican un lugar frecuentado por ellas, con total certeza próximo a un nido.


  A otras sólo las ves desde abajo, pero sabes que están criando porque en Junio y Agosto se tiran a la gente que pasea por la acera con muchísima agresividad (alguna mete miedo de verdad).


     Mis vecinas de enfrente son unos auténticos tortolitos que llevan días sin separarse casi nada. Nidifican justo delante de mi habitación, así que podéis imaginar la facilidad que tengo para su observación y seguimiento.


   Aunque el nido está tapado por una chimenea. Pero en cuanto caminan los pollos por el tejado es el despelote, sobre todo al principio, cuando son más bonitos.

 Emplazamiento de nido Nº1 de Larus michahellis

   "Las de enfrente" tienen más éxito reproductivo que otras como "las de Venezuela" (tranquilos peperos, es el nombre de la calle). Esta pareja de la siguiente foto fracasó el año pasado. Cuando los pollos eran pequeñitos llegó un adulto que la emprendió a picotazos con ellos hasta que los mató. Ya he visto esta escena otras veces en el astillero y es realmente dura, os lo aseguro. Esperemos que este año estén mejor vigilados los pequeñajos.

Pareja reproductora de Gaviota patiamarilla (Larus michahellis) en nido



No hay comentarios:

Publicar un comentario