Seguidores e seguidoras

miércoles, 11 de abril de 2018

Sapo corredor (Epidalea calamita) y un descubrimiento preocupante

  La comarca de Ferrol es lluviosa casi todo el año, pero las precipitaciones se concentran más en los meses de Noviembre, Diciembre y Enero, que habitualmente superan los 100 mm de Pm, para luego ir disminuyendo progresivamente hasta los dos meses de verano, cuando baja a medias de apenas 25-50 mm.
  Sin embargo la sucesión ininterrumpida de frentes que suelen entrar a partir de Octubre se ha retrasado este invierno hasta Enero. Pero desde entonces casi no ha parado de llover:
- Enero: 175 mm  con 26 días de lluvia
- Febrero: 167 mm con 17 días de lluvia
- Marzo: 255 mm con 29 días de lluvia
.. y Abril sigue por el mismo camino

 Por supuesto el sistema dunar de A Frouxeira, Valdoviño, está ahora rebosante de charcas de todos los tamaños, formas y colores:



  Aprovechando que llovía (por aquello de librarse un poco de la peste canina) el domingo me acerqué a controlar como iba la reproducción de algunos anfibios. Los renacuajos que llenaban una de las charcas más interiores parecían de Sapillo pintojo (Discoglossus galganoi), aunque no tenía ganas de mojarme y no me agaché para identificarlos, pero tenían toda la pinta.


  El pequeño río Magno bajaba a tope. Uno de sus meandros está muy hermoso con sus masas de Espadaña y Masiega. Allí sonó la voz de un Rascón, cada vez más escaso en nuestros humedales.


  Una de mis charcas favoritas está en el sector NO del sistema dunar, próxima a un área higrófila que cuenta incluso con unas pequeñas turberas.


  Después de un rato prospectando las orillas encontré varios "cinturones". Muy pocos, para lo que tenía que haber a estas alturas en esa charca.


  El Sapo corredor (Epidalea calamita) pone sus huevos, varios miles, en largos cinturones de una o dos filas depositados en aguas poco profundas. En las áreas litorales frezan sobre todo por Marzo, retrasándose hasta Abril en la media montaña (Xistral, observ. personales) o Mayo en cotas altas (Cabeza de Manzaneda, Manu Arzúa & Xabi Prieto). Aunque éste no es un año normal.


Sapo corredor (Epidalea calamita)

  La mala noticia es que más de la mitad de los cinturones encontrados padecían algún tipo de infección, por hongos probablemente, y ya estaban perdidos.

 
Puesta de Sapo corredor afectada por alguna infección.

    Es una pena que este bonito y escaso anuro tenga tantas amenazas. A mayores de las naturales (hongos, predadores naturales, enfermedades, parásitos,..) le afectan también las provocadas por el hombre directa o indirectamente, entre las que el jabalí parece la más grave de todas en los sistemas dunares gallegos. De hecho he visto piedras levantadas inequívocamente con las fozaduras del Jabalí en las zonas de reproducción del sapo (es un sapo lapidícola que gusta de esconderse bajo las piedras). No tengo la menor duda que la irrupción invasiva del Porco bravo a finales de los noventa es una de las causas de su alarmante declive en Valdoviño. 

  Con este descubrimiento de las puestas contaminadas mi preocupación por el sapo corredor  ha aumentado más aún. ¿Cuantos años pasarán antes de su extinción? Tic- tac, tic-tac,..

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Boas Xabi,

Nos derradeiros anos ten pasado moito coas postas de Bufo spinosus nas Gandaras. Soe ser Saprolegnia diclina se non me trabuco.

Apertas,

Cesar

Xabier Prieto Espiñeira dijo...

Grazas César. Perdoa que non contestase antes pero non me chegara a notificación deste comentario. Sorry!