Seguidores e seguidoras

sábado, 17 de junio de 2017

Confirmada la cría de Escribano cerillo en NJ72

  Hoy he realizado quizá mi última visita a la cuadrícula NJ72. No quería acabar el trabajo de campo sin confirmar la cría del Escribano cerillo y parece que al final se ha logrado.


  Una de las parejas que llevaba tiempo controlando estaba afanada en la construcción del nido; un poco tarde para ser una primera puesta creo, desde mi ignorancia en la especie. Pero lo importante es que ya sabemos algo más.

 Hembra de escribano portando material para construcción de nido

  Lo más sorprendente es el hábitat que utilizan estos Escribanos del extremo norte coruñés: repoblaciones jóvenes de Eucalyptus globulus!, donde parecen estar nidificando al amparo de matorral bajo o helechos que hay bajo ellos.

 Hábitat de cría de Escribano cerillo

   Resulta extraordinario que una de las localidades donde sea más fácil observar la especie sean estos montes casi completamente eucaliptizados. ¿Será una adaptación de nuestros escribanos a la falta de hábitat original?


   La otra pregunta que nos debemos hacer es ¿cuántos escribanos habría en NJ72 si el paisaje contase con amplias extensiones de mosaico agropecuario tradicional salpicadas de setos vivos y pequeños bosquetes caducifolios, que es su hábitat tipo en Europa? ¿Es posible que haya tantos escribanos gracias a la idoneidad de sus características bioclimáticas o se habrán adaptado realmente con nuevas estrategias de cría y alimentación después de varias décadas de eucaliptización masiva?


  Desde luego el horror paisajístico que ofrecen estas comarcas litorales es de los que provocan dolor agudo en el corazón del naturalista.


  Pero es lo que hay (lamentablemente el futuro es aún peor).

 "Galicia paraíso natural"...
  Volvamos a las aves..

 Escribano cerillo (Emberiza citrinella)

  Además del seguimiento a nuestros escribanos cerillos pude afotar otra especie que cada día cobra mayor interés por aquí: la tórtola europea.

 Tórtola común (Streptopelia turtur)

   Antes de irme de Santa Mariña do Monte tuve tiempo a disfutar con un Bisbita arbóreo que tengo amaestrado, o casi lo parece por lo mucho que me permite acercar.


  Sus vuelos de canto son una imagen frecuente en la comarca de Ferrol siempre cerca de "ecotonos" como son los linderos forestales con espacios abiertos próximos de prado o brezal.

 Bisbita arbóreo (Anthus trivialis) en vuelo de canto

 Volviendo para Ferrol hice una paradiña en la laguna de A Frouxeira (que sigue abierta) en donde pude observar el primer juvenil de Gaviota reidora, recién llegado de algún país centroeuropeo o huyendo quizá de la feroz sequía que padecen sus lugares de cría en el interior peninsular.

 Gaviota reidora (Larus ridibundus) juvenil

  Y también un Charrán común, especie no reproductora en Galiza y que es relativamente escasa durante las migraciones.

 Charrán común (Sterna hirundo)

  Me despido con la foto de uno de los agentes medioambientales de la Xunta haciendo aquello que debían estar haciendo desde hace años: vigilar los valores medioambientales de este espacio protegido, como es el caso del Chorlitejo patinegro. Es una vergüenza que la Xunta los haya tenido varios años simplemente mirando como subía y bajaba el nivel del agua de la laguna en vez de ponerlos de trabajar en lo importante (la culpa no es de ellos, ojo,  que hacen lo que les mandan).

Agente de Medio Ambiente de la Xunta haciendo su trabajo

  Afortunadamente se han abierto vías de colaboración entre mis ex-compañeros de la SGHN, los expertos que estudian la especie como María Vidal y los propios agentes en Valdoviño para intentar conservar a toda costa la pequeña población de Chorlitejos que sobreviven como pueden (a pesar de las limpiezas mecánicas en la playa, el turismo masificado y de los mascoteros con sus perros sueltos). Un aplauso de corazón para ellos, que tienen el cielo ganado, os lo aseguro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario