Seguidores e seguidoras

sábado, 4 de abril de 2020

Bichos Vintage: Metido en el cañaveral (22/06/2014)

   Si quieres confirmar realmente la reprodución de ciertas especies en A Frouxeira hay que meterse en el cañaveral. Con botas altas y mi inseparable vara de avellano realicé un transecto de varias horas por el sector occidental de la marisma.


Junqueras y carrizales de la laguna de Valdoviño

   Este sector es el más fácil de prospectar. Caminando por los bordes de las praderas de castañuela y juncos, puedes avanzar bastante bien, y dispones de mayor campo visual.

 Pradera de Castañuela (Bolboschoenus maritimus)

  Sobre todo en torno a los claros más abiertos que, con el lago vacio, aparecen completamente secos. De todas formas hay que tener cuidado con las mareas dependiendo de como esté el canal de desagüe al mar. Hoy no era el caso, pero puede subir el nivel 30 o 40 cm a lo largo de la mañana y bloquearte un canal que habías cruzado sin problemas unas horas antes.

 Juncal abierto (Juncus spp/Scirpus spp) en seco

    La verdad es que aves acuáticas por esta zona, pues prácticamente nada de nada. Un par de reclamos de Rascón (Rallus aquaticus) y una Gallineta (Gallinula chloropus). Pero al estar con un nivel tan bajo es normal.

Bordeando un canal

   En ocasiones aparece un profundo canal con aguas permanentes. Si caminas despistado puedes hundirte en él o algo peor. Mientras hacía una espera, apareció una Rata de agua (Arvicola sapidus) que cruzó nadando el canal. Este bonito roedor es muy común en todo el humedal y supone la base alimentaria de varios depredadores. Varias Ranitas de San Antón (Hyla arborea) cantaron tímidamente cerca de mi posición.

Canal de aguas permanentes


   Cuando sales de entre el carrizal denso a un claro de junqueras salinas, sientes un pequeño alivio. El cañaveral puede ser muy claustrofóbico, sobre todo cuando pierdes todas las referencias visuales y caminas a ciegas.

Límite carrizal/pradera halófila

    El objetivo hoy era la confirmación de cría de varios paseriformes de carrizal para la cuadrícula NJ62, una  de las que me asigné para el Atlas de Aves Reproductoras. La primera de esas aves era el abundante Carricero común (Acrocephalus scirpaceus). Y en esta época los jóvenes volantones han salido del nido, aventurándose por los tallos de los carrizos a pesar de su corta edad, y demostrando que están hechos unos auténticos trapecistas ya desde pequeñitos.

Carricero común portando ceba

   Varios adultos revoloteaban a mi alrededor.  Yo lo que hago es un recorrido en silencio y muy despacio, con paradas de escucha en puntos estratégicos, protegido por masas de juncos que camuflen un poco tu silueta. En estas paradas lo único que debes hacer es estar quieto, con ropas de color mimético, y las cosas van apareciendo. Pero jamás debe ir uno detrás de las aves asustándolas, y menos en época de cría con pollos por el medio.

 Carricero común (Acrocephalus scirpaceus)

 El primer jovenzuelo de carricero estaba a dos metros de mí.  Todo chulito.


   Las aves jóvenes son todo inocencia...

Pollo de carricero común

  Pongo una foto desenfocadísima simplemente para que veáis que mi presencia no impedía las tareas de ceba a los pollos. Si se hacen las cosas con cuidado y en silencio, no pasa nada. Sólo hay que tener un poco de ética cuando observamos la fauna. En estos casos, la foto es secundaria. Lo primordial es el dato científico para el trabajo que se está realizando y no poner en peligro a las aves.

Adulto cebando pollo


Pollo volantón de carricero común (Acrocephalus scirpaceus)
Foto: Canon SX50

  También pude confirmar la cría del Escribano palustre (Emberiza schoeniclus), un paseriforme en peligro de extinción en Galiza, que cuenta en la laguna de Valdoviño con unas 5-7 parejas reproductoras estimadas por mí (los censos publicados dan cifras más bajas).

 Escribano palustre, hembra

  En el área muestreada había una familia cebando a los jóvenes volantones y otro macho que apareció por allí brevemente. El año pasado controlara 2-3 territorios en esta parte de la marisma. De todas formas la mejor zona de cría para la especie está en el sector Este, pero esa zona se debe censar desde muy lejos, ya que es un carrizal muy desarrollado e impenetrable de verdad.

Escribano palustre (Emberiza schoeniclus lusitanica), macho
Foto: Canon SX50

   Una mañana productiva. Me falllaron algunas cosillas que me hacían especial ilusión como la Buscarla pintoja (Locustella naevia), que probablemente mantiene aún alguna pareja nidificante en la marisma. Pero no me quejo. Ver Escribanos palustres criando en Galiza es ya un auténtico lujo que hay que aprovechar mientras dure.
 

viernes, 3 de abril de 2020

Un post minimalista

  A pesar del confinamiento en primer grado que muchos sufrimos, esta tarde podíamos deleitarnos con una luna muy hermosa. Buena ocasión para estrenar el carril de enfoque.

Nikon P1000 focal 540 (3000 mm)  ISO:100  V:1/200  F:8 Foto sin recorte
Disparo remoto sobre trípode y carril de enfoque
Distancia: 384.400 Km



miércoles, 1 de abril de 2020

Carril de enfoque para la Nikon P1000

  Hace casi dos meses había pedido por Internet un carril de fotografía o de enfoque para la Nikon P1000 y esta semana me ha llegado.

 Carril de enfoque (arriba) y zapata universal (abajo)

    Para montarla sobre mi trípode, un Manfrotto con rótula 128RC, hubo que acoplarle una zapata universal. Si no la tenéis es necesario comprarla, ojo. Después ya se puede montar la cámara sobre el trípode. Con este modelo de carril el objetivo de la cámara queda topeando sobre el extremo de aquél con lo cual queda completamente firme.

 Cámara sobre trípode con carril de enfoque

    Los carriles de enfoque tienen una regleta de aproximación y una manivela o similar para desplazarla poco a poco. También disponen de un freno para fijar la posición. En este breve tutorial de Fran Nieto podéis ver como trabaja un fotógrafo profesional con un carril para macro. En mi caso tendrá un uso más prosaico como es el disparo a distancia extrema o, si algún día se me cruzan los cables, para hacer algún vídeo.

 Regulando la distancia

    Ya he comentado que el estabilizador de la P1000 es sobresaliente, el mejor de todas las bridge que he probado con mucha diferencia. Pero si no hay luz, como suele pasar aquí en Mordor, o si la distancia es extrema, pues entonces el trípode se vuelve muy necesario. Y con este carril de enfoque podemos trabajar sin el molesto cabeceo que se produce al abrir zoom si sólo disponemos del amarre básico en el cuerpo de la cámara.

 Prueba de ultra-ultra zoom. Distancia: unos 200 m (calculado en visor Sig-pac)

   Las gaviotas patiamarillas urbanas ya están emparejadas y asentadas en sus  tejados de cría habituales. Estas dos se encontraban a unos 200 m de mi ventana pero gracias al trípode pude bajar la velocidad hasta un lentísimo 1/50 seg para que el ISO no subiera demasiado y quedaran con nitidez aceptable. Fijáos en las primarias bien definidas o la gotita en el pico de la de la izda. (en la foto original se puede ampliar más)

 Nikon P1000 focal 540 (3000 mm)  ISO:250   V:1/50   F:8

 Para esta toma bajé más aún la velocidad. No pude ir más allá porque las gaviotas estaban algo intranquilas y además hacía bastante viento. Pero creo que vale de ejemplo. No hagáis mucho caso a los blancos quemados (en JPEG es un problema normal y además prioricé otras cosas en la foto).

 Nikon P1000 focal 540 (3000 mm)  ISO:180   V:1/40   F:8

 En fin, una buena compra, por poco más de seis euros, a la que espero sacar rendimiento.