Seguidores e seguidoras

lunes, 8 de mayo de 2017

Algo para reflexionar

   El domingo pude avanzar algo en el conocimiento de nuestros Gorriones molineros. Un ejemplar recogiendo hierbas en el canalón de un tejado me informó de que por lo menos hay una pareja construyendo nido. Ya tenemos algo.

 Gorrión molinero (Passer montanus)

   Uno de los alicientes de trabajar como voluntario en un atlas de distribución, además de la propia mejora en el conocimiento de las especies, es que descubres lugares y espacios naturales nuevos en la zona de estudio. A veces tan cercanos como el campo de golf de O Val, al que tenía ganas desde hace tiempo, y que sorprendentemente tiene acceso libre a la cafetería del club y a dos de los estanques.


    Pedí permiso para publicar estas fotos (es un recinto privado) y me lo concedieron.


    Ya imaginaba su potencial para anfibios y fauna invertebrada como odonatos - habrá que volver por aquí - pero no esperaba la riqueza de aves acuáticas que me encontré en un espacio tan pequeño. No menos de 5 adultos de Zampullín, dos hembras de azulón con patitos y 3 Gallinetas en los dos estanques accesibles (a la charca más grande no pude llegar).


Zampullín chico (Tachybaptus ruficollis) en nido

   Esto debe llevarnos a reflexionar por qué las aves acuáticas mantienen interesantes poblaciones reproductoras en lugares con tanta presencia humana como clubs de golf, estanques de parques urbanos o pantanos  rodeados de casas y paseos peatonales (como el de Ares) pero sufren un alarmante declive en los grandes humedales como Frouxeira, Doniños o Pantín.
   En mi opinión la ausencia de depredadores es la causa principal  de que las acuáticas, rálidos especialmente, sobrevivan sin problema en estos entornos. Mientras tanto, sus poblaciones reproductoras en los grandes cañaverales de las lagunas van desapareciendo bajo la presión de su predador principal, que ahora es, sin ningún género de duda, el Jabalí (Sus scrofa), aunque el Visón americano también es ya una grave amenaza en algunas localidades como el embalse de As Forcadas.

 Azulón (Anas platyrhynchos) hembra con pollos

   Lamentablemente estoy en una etapa de mi vida en la que tengo muchas ideas pero muy poco tiempo para llevarlas a cabo. Además el desánimo, la desconfianza hacia la Administración, hacia el sector cinegético y, debo decirlo, hacia algunos de mis colegas conservacionistas no animan tampoco a gastar mi escaso tiempo disponible en preparar algún trabajo sobre la incidencia predatoria del Jabalí. Pero tengo la convicción de que es el azote ecológico de nuestra época en los humedales costeros del norte gallego. Y para mí la solución más rápida y sensata pasaría por la escopeta o el arco, incompatibles ambos con la filosofía imperante actualmente dentro del colectivo ecologista.
  He aprendido que son muchas circunstancias las que han alterado y degradado nuestra biodiversidad pero si no se toma en serio el tema del jabalí nuestros rálidos van camino de la extinción, con bastante probabilidad.

Gallineta (Gallinula chloropus)

  Así que a otra cosa mariposa. Hablemos de perros! El lector poco atento o poco inteligente habrá llegado a la conclusión de que odio los perros. Pero no es cierto; lo que detesto es el mascoterismo, que no es lo mismo, especialmente cuando afecta a la Naturaleza. Pero yo he sido siempre muy cariñoso con los perros de mi familia (varios boxer y un cruzado de pequinés, siendo niño); algo que mucha gente ignora.

  Este domingo disfruté como un enano viendo como este perro pastor escocés o "Border collie" (corrigan los expertos) vigilaba y agrupaba a las gallinas y gallos de una granja.


  Hacía años que no veía este comportamiento y tuve tiempo a tomar unas imágenes de la escena. Además el perro se mostró muy bueno conmigo. No me dió nin sólo un ladrido y se dejó acariciar , con cierta timidez. Sin duda es uno de esos canes que "hacen afición".


    Una vez juntado el "rebaño" posaba así de orgulloso para "Bichos e demáis familia".

Un pastor de gallinas, todo farruco

  Qué bonitos son los perros cuando están en su sitio y bien educados.

4 comentarios:

  1. Traballo de Champions Xabi!
    Pero non vexo claro o tema do arco. Quizáis en zonas con perigo para a xente sí, pero no monte non o vexo efectivo.
    Apertas
    Paco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grazas Paco. O do arco, pois home, será menos "produtivo", pero tamén é menos ruidoso e contaminante. Por min min como se é a garrotazos, macho.

      PD: outra opción sería mandar dous testigos de Jehová á canaveira. Non quedaba un Xabalí, que saían todos espantados.

      Eliminar
  2. Boas reflexións, Xabi. O do mascoterismo mete medo. Respecto aos xabaríns, o da caza controlada non era mala idea.
    Biquiños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eu non vexo outra solución, Inés. Debemos recoñecer que a zona protexida puido actuar como un refuxio para os xabaríns durante as batidas que se realizaban logo da súa irrupción na zona, a finais dos noventa. Agora a xunqueira é refuxio, comedeiro, e o que faga falta...

      Eliminar