Seguidores e seguidoras

domingo, 19 de marzo de 2017

Alta tensión

  Estes días semella que non fago máis que pisar charcos. Imaxino que son etapas que ún debe cobrir; procesos que en última instancia axudarán a rachar certas ataduras que me empezan a afogar.
   Neste contexto un paseo polo sistema dunar de Doniños parecía unha boa terapia para favorecer o relax, pero voltei a casa indignado e desesperado. Os motivos son os de sempre:



   Unha morea de mascoteiros (arredor dunha ducia) aproveitaban esta mañá de domingo para ocupar e privatizar ese espazo público que é o humidal de Doniños (zona LIC e ZEPA, recordemos).

  Discutía recentemente sobre a interpretación da legalidade vixente en Galiza e publicada no DOGA. Cada día paréceme máis ridículo este debate absurdo, que noutro país nin existiría. Concretamente a expresión de que os cans poidan acceder "libremente", que é o que proíbe explícitamente a lei fóra das vías públicas pois nelas non hai interpretación posible ao indicar a obriga de buceira e correa.
   Comentaba a uns colegas que ninguén leva un can á praia se non é para soltalo e que corra un pouco, para que corra "libremente", tal como ocorre a diario en todas as praias da comarca de Ferrol sen que exista un mínimo control administrativo desta infracción.

 Na seguinte foto temos unha imaxe clásica. O can corre como un tolo por todo o sistema dunar, asustando canto bicho hai, mentras o dono continúa coa súa práctica de running, alleo completamente ao que fai a mascota. Isto é práctica normal. O anormal, casi insólito, é que os propietarios leven o can amarrado. De feito en canto abren a porta do coche soltan o can inmediatamente na propia vía pública na que estean. Coñecen ben a inpunidade da que gozan nesta parte da Unión Europea.

 Can paseando libremente por un espazo público (proibido pola artigo 25 do Decreto 153/1998 da lei  1/1993 do 13 de Abril para a protección de animais domésticos e salvaxes en catividade)

    En fin, como seguir con este asunto non leva a ningún sitio, imos co positivo. Como estoutra donceliña - a segunda - observada este ano. De novo unha Enallagma, mais nesta ocasión un macho teneral.

 Enallagma cyathigerum

  A observación máis interesante foi unha femia de Escribenta das canaveiras, Emberiza schoeniclus schoeniclus probablemente. Digo isto porque entre Febreiro e Marzo prodúcese o paso migratorio de exemplares europeus que invernaron no sur e que paran na nosa terra camiño das súas áreas de cría. Un paso que en lugares como A Frouxeira pode ser moi evidente (teño feito censos/estimas de case 100 exemplares observados nun barrido de telescopio).


  Sen embargo non debemos perder a esperanza que a subespecie autóctona, Emberiza schoeniclus lusitanicus, volva asentarse en Doniños, tal como recordamos con nostalxia os máis vellos do lugar. De seguro que Paco ha de controlar o asunto. Aínda que tanta actividade de mascoteiros, cans, e vigoréxicos diversos pode ser un problema engadido para unha especie tan sumamente tímida como a Escribenta das canaveiras. Desde logo resulta chamativo que a única poboación que se mantén na comarca sexa nunha canaveira inaccesible aos domingueiros como é a da Frouxeira. Dá que pensar desde logo...

 Grazas por lerme.

sábado, 18 de marzo de 2017

Ya falta poco

  Estos días de finales de invierno se nos hacen eternos. La invernada ha acabado pero todavía no ha llegado la Primavera, con la floración, la actividad máxima de insectos o herpetos, la migración y la llegada de aves estivales.

Cormoranes grandes comiendo truchas en el intermareal

    La buena noticia es que la laguna sigue abierta, como siempre en estas fechas, así que el intermareal y las aguas someras están disponibles para los cientos o miles de aves migratorias que van a pasar por aquí en los próximos dos meses, camino de sus cuarteles de cría.
  Los Anades frisos, especie emblemática de A Frouxeira, están a punto de iniciar el celo.


 Pareja de ánade friso (Anas strepera)

  Esta mañana me llevaba dos alegrías en los campos de Taraza. La primera es que han talado una parcela de eucalipto próxima a las vegas del pequeño Río Magno (por tanto ilegal, entiendo). Veremos lo que hacen ahora. Y la otra es que en una finca de prado húmedo próxima han hecho una plantación de Chopo. Este árbol tan común en el interior de Galiza no es autóctono de nuestra comarca, donde es substituído por el Aliso, pero siempre será mejor que el innombrable. Por lo menos es un árbol caducifolio peninsular presente en Galiza.


   Es buena época para practicar los conocimientos adquiridos en fotografía durante el invierno. Aunque las bridge de sensor pequeño complican bastante la cosa. Y hoy tenía la SX60.

 Esta era una toma muy difícil para mi nivel de principiante y para mi cámara compacta. Con un poco de edición pude reducir algo esos brillos horribles del tallo del Lirio pero a consta de oscurecer el objeto principal. Debo conseguir ya un difusor para estas fotos con luz tan dura.

Foto titulada "dolor de ojos"

  En 2015 identificara unos renacuajos de Sapo común (Bufo bufo) en unos encharcamientos temporales al pie de la pista de Taraza. Hoy encontraba éstos en un lugar muy próximo:


  El punto de agua es mínimo (salgo en la foto para que podáis apreciar el tamaño del charco).


     La intuición me dice que en esta ocasión puede tratarse de Sapillo pintojo (Discoglossus galganoi), que escoge para frezar encharcamientos más pequeños que los bufo. Dentro de unos días lo comprobaré, aunque la cosa no corrre prisa pues ambas especies están ya citadas en la cuadrícula.


  Hoy estaba en modo fotógrafo y que Dios me perdone lo que acabo de decir. El otro día escribía Fran Nieto (mi profe): "Sin luz no hay vida en la fotografía". Una sentencia magistral que me quedó grabada a fuego. ¿Cómo hacer para que la luz nos muestre los detalles del objeto y no del fondo en una bridge 1/1,2 "? Esa es mi lucha diaria.


  Una opción (lección de Fran) es usar el zoom para darle protagonismo al objeto por aquello de que así reduces el ángulo de visión y, por tanto, el espacio ocupado por el fondo (más o menos era así). Es lo que intenté, sin mucho éxito, en la toma anterior.
   Otra es eliminar el fondo por ausencia de luz. No sé si esto será un crimen en fotografía artística pero con una bridge pienso que es la mejor opción. En la siguiente toma me aproveché de la sombra que daba un contenedor de basura para que el fondo se oscureciera muchísimo en contraste con el blanco extremadamente fuerte de las flores. Un poquito de DPP hizo el resto.


 En fin, que los naturalistas nos aburrimos en estos días de mediados de Marzo y hacemos el tonto pulsando botones.

martes, 14 de marzo de 2017

Historias de Gaivotas

  Desde hai unhas semanas as gaivotas patimarelas urbanas ocupan os seus territorios de cría na cidade de Ferrol. Uns territorios que realmente nunca abandonaron durante o inverno pero nos que agora botan moito máis tempo.


    Para un galego de costa ter varias parellas de Larus michahellis anidando diante do seu piso é algo habitual , pero imaxino o que disfrutarían os compañeiros ornitólogos do interior ou do sur peninsular. Así que penso que ben merecen un pequeno seguimento.

 Gaivotas patimarelas no seu hábitat de cría (en azul, tellado do niño)

  Estes días "a parella de enfrente", que controlo todos os días, está especialmente agarimosa. Adoitan xuntarse moito, buscando o contacto físico e emitindo voces de celo constantemente.




    A adaptación á vida urbana das nosas patimarelas resulta asombroso. Xa contei aquí como esperan pousadas sobre os coches para aproveitar os "pinchos" e restos de comida nas terrazas dos bares. Pero antonte presenciei no asteleiro onde traballo unha escea alucinante.

  Na hora do bocadillo, moitos traballadores acoden a tomalo a un gran tapango situado na cabeza da grada, onde se xuntan cos seus bocatas, sandwiches ou pasteliños da máquina. Ao principio eran os pardais e as pombas os que comezaron a vir para picar nas migas que lles botaban, pero agora unha parella que anida moi próxima descobreu aquela oportunidade de alimento (que non sei como asimilarán, sendo básicamente miga de pan).

  Ben, poi hai un traballador que me deixou atónito. Ao principio botáballe restos o bocata ao chan e unha das gaivotas viña voando desde un tellado cercano, collía o cacho e volvía para o tellado. Entón o home empezou a facer outra cousa. Levantábase do banco no que estaba sentado e erguía unha man, como facendo un sinal. Nese momento a gaivota saía voando, o traballador baixaba o brazo collía a miga e botábaa ao aire para que a gaivota a collera en vóo! para volver logo ao pousadoiro. Repetíu esa manobra media dúcia de veces e en todas a gaivota entendeu o sinal do brazo levantado para saír a toda pastilla e atrapar o cacho de pan no aire sen pousar. Eu fiquei coa boca aberta. Quen diría que en tempos era un ave mariña propia de illas apartadas e grandes acantilados.