Seguidores e seguidoras

lunes, 1 de mayo de 2017

Tritón palmeado (Lissotriton helveticus), ranavirus, cámaras bridge y más cosas.

  Las cosas en casa se han complicado y no he podido disfrutar del puente, así que aprovecho para poner unas fotos de una de mis visitas al sistema dunar de Doniños el pasado 8 de Abril.

Sistema dunar de Doniños, con el lago a la dcha. de la imagen (Islas Gabeiras al fondo)

   Aquel día llevaba las botas altas y fuí directo a las charcas estacionales, que empiezan a bullir de vida acuática. En ellas me encontré varios ejemplares activos de Tritón palmeado, una de esas especies animales a las que coges cariño de niño (era muy abundante cerca de mi casa).

 Tritón palmeado (Lissotriton helveticus)

   De las seis especies de tritones presentes en la Península tres son endemismos del SW europeo y otros dos taxones eurosiberianos, siendo el Tritón alpino más propio de la montaña centroeuropea y el palmeado más típico del bosque atlántico caducifolio.
 En el norte de nuestra provincia este precioso tritón es todavía relativamente común, aunque sufre diversas amenazas como desecaciones/rellenos de charcas en zonas suburbanas y predación por parte de especies invasoras (Cangrejo americano muy especialmente), habiendo casi desaparecido en humedales como Sabón o Cecebre.  Por no hablar de ese "ébola de los anfibios" (como definía César Ayres) que es el terrible "ranavirus", y del que afortunadamente no tengo noticias por ahora en Ferrol.


     Es por eso que el uso de las cámaras bridge cobra mayor importancia aún. Gracias a su versatilidad y pequeño tamaño podemos llevarlas siempre con nosotros aunque vayamos por una zona pantanosa con dificultad de movimiento. Su uso nos permitirá identificar y disfrutar de la observación de estos animales sin manipularlos ni emplear trueles que luego deberíamos desinfectar para prevenir el contagio del ranavirus.


   No hay mayor disfrute para un naturalista que permanecer metido en una charca, quieto, mientras observamos el devenir de las pequeñas criaturas que nadan o caminan a nuestros pies. Tuve la suerte de ver la parada nupcial de una pareja de palmeados, aunque fué imposible tomar imágenes.


   Aunque los helveticus suelen mostrar una coloracion muy oscura en su fase acuática a veces se dan morfos más claros y punteados, que destacan especialmente sobre fondo oscuro.


  Al salir me encontré varios "personajes" adheridos a mi bota:


   La Sanguijuela medicinal (Hirundo medicinalis), al contrario que su pariente Haemopis sanguisuga - también presente en nuestra comarca- es hematófaga, o sea, que se alimenta de sangre de otros animales que obtiene perforando su piel.
  La Haemopis, sanguijuela depredadora que traga sus presas enteras, es mucho más común por Ferrol, habitando sobre todo en riachuelos de zonas forestales y manantiales no muy expuestos al sol. La Sanguijuela medicinal está mucho más localizada, siendo el lago de Doniños y sus charcas asociadas una de las pocas localidades donde las podemos encontrar.  He leído que en Francia ya no se haya en estado salvaje y que está muy amenazada en otros países de Europa. La cantidad de especies que estamos perdiendo es incontable; apenas percibimos la punta del iceberg.

 Sanguijuela medicinal (Hirudo medicinalis)

   También hubo tiempo para afotar varias libélulas madrugadoras.

 Enallagma cyathigerum


Ischnura elegans

  Y con esto me despido. Vivan las charcas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario