Seguidores e seguidoras

domingo, 15 de julio de 2018

Libeluleando por Guitiriz

  Hoy debería andar por Ourense o Zamora pero "las cosas de palacio van despacio" así que por ahora seguimos sin poder salir muy lejos. No obstante pudimos aprovechar la mañana en una cantera de Guitiriz (Lugo). A pesar del mal tiempo, porque el verano parece que tampoco se acaba de estabilizar, con el día que tuvimos hoy en Ferrol (T. máx 19 º C y lloviznas).

 Charca artificial en cantera abandonada (Guitiriz)

  Lo más llamativo del día fue la presencia de un gran número de exuvias entre la vegetación palustre. Conté 87 de este tipo, enormes y que sólo por el tamaño imagino que serán de Anax imperator.

Exuvias en los tallos de Espadaña (Typha latifolia)

  Una exuvia es el envoltorio vacío que queda después de que una larva se convierta en imago o adulto volador, tras la metamorfosis. Guardan cierto parecido con las camisas de los ofidios.

Exuvia de anisóptero

  En nuestra visita de hoy pudimos registrar las siguientes especies: Lestes dryas, Lestes barbarus (decenas de ejemplares), Ischnura graellsii (decenas), Ceriagrion tenellum (decenas),  Enallagma cyathigerum, 1 Sympetrum sp (teneral), 2 Croccothemis erythraea (teneral); además de exuvias de todo tipo que yo no puedo identificar.

Lestes dryas, macho viejo.

Lestes barbarus, hembra

  Encontramos varios ejemplares macho que, vistos en la guía, parecen casi híbridos entre Lestes barbarus y Lestes viridis. Como éste, que muestra caracteres típicos de L. barbarus pero con unos pteroestigmas blancos monocolor típicos de nuestras L. viridis.

 Lestes barbarus con pteroestigma claro monocolor

  Y con este otro ya ni me atrevo, pues ni siquiera tiene la parte posterior de la cabeza amarilla propia de Lestes barbarus. pero la forma de sus apéndices anales y sus segmentos S9-S10 no me parecen tampoco de L. viridis.

 Lestes barbarus/viridis, macho

  Aproveché para seguir practicando el modo macro con la Nikon B700. La verdad es que cuesta enfocar... y mucho más de lo esperado. Quizá se deba a que tengo las Canon más controladas pero volví preocupado con la sorprendente dificultad que tiene la B700 para enfocar insectos (y pobré con todos los parámetros posibles). Eso sí, cuando logras foco, el resultado es de lo mejorcito en su sector.

Ceriagrion tenellum, macho

  Bueno, a ver si las cosas evolucionan favorablemente y en unos días podemos irnos de excursión como Dios manda.

jueves, 12 de julio de 2018

Nikon P1000 24-3000, mamma mía!

  Cuando parecía que el sector de las cámaras bridge con sensor pequeño no podía ofrecer ya muchas más sorpresas, acaba de salir al mercado  la nueva Nikon P1000.


  La noticia es su distancia focal, que sube hasta 3000 mm, duplicando a las mejores compactas top actuales, que andan todas por 1400 mm. Lo he leído varias veces antes de poder creerlo; sobre todo porque pensaba que las marcas iban apostar fuerte por los sensores de pulgada, como habían hecho ya Canon, Nikon o Sony. Pero se ve que no han tenido la salida esperada (por su elevado precio o peso, quizá) y Nikon ha decidido revolucionar el mercado de los sensores 1/2,3".

  Lamentablemente no puedo dar más información que las especificaciones técnicas que aparecen en Internet, pero si ofrece una calidad comparable a la competencia, esto puede marcar un antes y un después. Será directamente como tener un equipo de digiscoping pero con un kilo de peso y con la posibilidad de disparar macro o gran angular.


  Todavía hay colegas que consideran que con las bridge no se pueden sacar fotos de calidad. Eso pasa por no leer lo que escribo, pues no me canso de insistir en que yo disparo siempre desde muy lejos, a menudo en condiciones de luz escasa o nula y además no me paro demasiado en las tomas, porque no soy fotógrafo. Pero he hablado con una persona que sí le dedica el tiempo necesario y busca la distancia adecuada para tomar fotografías de aves (Óscar Santomé) para que me envíe algunas de sus fotos alucinantes. En cuanto las publique váis a comprobar de lo que es capaz una humilde bridge cuando está en buenas manos.

  Mientras tanto si alguien adquiere una Nikon P1000 que me avise y que me la preste, por el amor de Dios! No puedo morir sin probar eso.

lunes, 9 de julio de 2018

Começa a tempada de libelinhas

   Esta fim de semana tinha coma objectivo controlar a emergência das nossas libelinhas, que está a adiar-se muito mais do habitual por mor do tempo chuvioso e frio destes últimos messes. Mentras escrevo estas linhas Ferrol coce-se baixo umha calor abafante (30 graos de máxima hoje) mas sábado e o domingo o vento de nordés trouxo nuvens com vento fresco. Porém atopamos já bastantes exemplares dalgumhas espécies.

  As mais abondosas fórom Lavacus sp (Sympetrum sp) , todos tenerais, Gaiteirinho florestal (Lestes viridis) e Gaiterinho bérber (Lestes barbarus), especialmente numha pradaria próxima à riveira de Vilaboa. Tamém fórom detectadas um exemplar de Lavacu escarlata (Crocothemis erythraea), outro de Doncelinha de copa (Enallagma cyathigerium) e outro de Doncelinha sp (Ischnura elegans provávelmente, pois é mais comum aqui).

 Gaiteirinho bérber (Lestes barbarus)

 Gaiteirinho florestal (Lestes viridis)

 Lavacu sp (Sympetrum sp)

Lavacu escarlata (Crocothemis erythraea)

  Com respeito às aves, a nossa família de Picanços vermelhos segue feliz na sua parcela.

Picanço vermelho (Lanius collurio)

 Nestas datas estám a saír os primeiros polos voantons de Peto verde (Picus viridis), que som doados de ver pousados em estacas ou postes da luz. A Chasca comum vai já pola segunda rolada da tempada.

 Chasca comum (Saxicola rubicola), voantons

  No ninho de Mergulhom do último post havia onte tres polos. Éstoutro, vizinho da mesma enseada, já vai por livre. Empreguei o trípode para o disparo.

 Mergulhom cristado (Podiceps cristatus)

    Se tiver que salientar duas aves rapaces presentes agora em Forcadas seriam o Milhafre preto, coloniçador recente da costa Norte, e o Minhato abelheiro, "especialidade" do local.

 Milhafre preto (Milvus migrans)

Minhato abelheiro (Pernis apivorus)

  Como dicia semelha que a calor vém em sério desta volta. Virá, logo, tempo de libelinhas.

Graças por me ler.

sábado, 7 de julio de 2018

Una familia de Somormujos

   El Somormujo lavanco (Podiceps cristatus) colonizó el norte de Galiza durante la década pasada pero ya es una especie familiar en diferentes humedales artificiales como el embalse de As Forcadas o las canteras de Begonte.


 Este año está siendo la mejor temporada reproductora en Forcadas. Si el máximo conocido hasta ahora era de cinco parejas con cría confirmada (datos propios y publicados en el noticiario de la SGO) en estos momentos tenemos cinco ya confirmadas con pollos o nido y otras 2-3 con estatus incierto.


  Hoy descubrí un nido relativamente fácil de fotografiar sin causar molestias ni necesidad de hide. Algunos colegas muy ortodoxos consideran que no debemos publicar este tipo de fotos. Digo yo que habrá casos en que se justifique; por ejemplo, para divulgación naturalista, siempre que se hagan las cosas bien y sin molestar a las aves, por supuesto (podéis apreciar en las imágenes que estaban absolutamente tranquilas durante toda la sesión).
     Varias puestas han fracasado antes, en nidos bien apartados de la orilla y poco expuestos a la actividad humana como fotografía o pesca deportiva y creo que el Visón americano (presente en el embalse) puede ser el culpable.


  Uno de los adultos se levantó para cambiar de posición y descubrí que tenía tres huevos en avanzado estado de incubación (son blancos en el momento de la puesta y se van poniendo marrones con el paso de los días).

Somormujo lavanco incubando

   La sorpresa vino cuando aparecieron dos pollitos entre las plumas de uno de los progenitores. No sé si era la hembra o el macho, pues incuban ambos miembros de la pareja.


  En cuanto salgan todos del huevo abandonarán el nido para acompañar a sus padres por el agua durante sus primeras semanas de vida. Son pollos nidífugos, como se les llama en ornitología.

Pollo de Somormujo recién eclosionado

  Uno de los adultos venía con alimento constantemente. No soy capaz de identificar el "menú infantil". Podrían ser alevines de Trucha o Boga, renacuajos de Ranita de San Antón, o larvas de insectos, pues todo eso entra en su dieta.



  El ansia por comer primero provocó que uno de los pollos se precipitara fuera del nido. El otro no se atrevía aún a salir del refugio seguro que ofrece la espalda de su progenitor.

 Adulto alimentado pollito

  También hubo tiempo para el mantenimiento del nido.

Somormujo aportando vegetación de refuerzo a la estructura del nido.

   Poco a poco vamos conociendo más cosas sobre esta ave fascinante. Un ave que ya forma parte del patrimonio natural ferrolano

domingo, 1 de julio de 2018

Embalse de As Forcadas, 1 de Julio

   Esta mañana me acercaba hasta el embalse de as Forcadas en compañía de José Ramón Castro. La lluvia del Otoño tardó en llegar pero ahora no se va ni rascando con una espátula y hoy nos acompañó parte de la jornada, condicionando las observaciones (de libélulas, sobre todo).
     Lo más destacado fueron los Somormujos lavancos (Podiceps cristatus), con 5 parejas reproductoras en la cola del embalse en Vilaboa.


   Una de las parejas tenía tres pollos, pero "adoptó" a otro en un momento de confusión generado por una embarcación deportiva que se acercó a la zona. Pasado el "peligro" el cuarto pollo volvió con sus padres originales.

 Familia de Somormujos lavancos (Podiceps cristatus) con un pollo "adoptado"

 Otros que están entregados a la causa reproductora son los Alcaudones dorsirrojos (única especie de alcaudón presente en Ferrol). Una hermosura de ave.

 Alcaudón dorsirojo (Lanius collurio)

  Estos dos volantones ya posaban así de chulitos en la alambrada de su casa.

Pollos volantones de Alcaudón 

   Las intensas lluvias de estos días pasados favorecen la actividad de los anfibios. Muchos de ellos están saliendo ahora de su fase larvaria tras la metamorfosis (por eso se conocen como metamórficos). Pero la inmensa red viaria gallega supone una peligrosa amenaza.Cientos de miles de anfibios mueren cada año en nuestras carreteras, sobre todo en Otoño, cuando se dirigen a los puntos de cría, y en Primavera, cuando salen de ellos.

  Algunos tramos de asfalto, perimetrales a puntos de freza, son auténticos mataderos.

 Tritón palmeado atropellado en una carretera de la muerte

  Hoy encontramos estos cadáveres en un tramo de apenas 300 m:

- 15 Tritones jaspeados (Triturus marmoratus)
- 838 Tritones palmeados (Lissotriton helveticus), con un 90% de ejemplares metamórficos
- 3 Ranas de san Antonio (Hyla molleri)
- 1 Rana verde (Pelophylax perezi)

   Si proyectamos este resultado sobre el total asfaltado en todo el perímetro del embalse (unos 11 Km) daría la asombrosa cifra de 30.700 tritones palmeados atropellados sólo en este embalse. Lógicamente habrá zonas donde no se dará la misma mortalidad por diferentes factores (velocidad de los vehículos, densidad de la población de tritones en la masa de agua, orografía del terreno, etc) pero desde luego ese cálculo podría no estar muy alejado de la realidad.
   Y todavía hay quien considera un sacrilegio meter una excavadora para crear nuevas zonas húmedas dentro del movimiento ecologista. Cuánto nos queda por aprender...

  Encontramos un par de metamórficos vivos sobre la carretera que fueron evacuados un lugar seguro.

Tritón palmeado (Lissotriton helveticus) metamórfico

  También encontramos un Sapito común, anfibio que en esta época del año acaba de finalizar la metamorfosis.

Sapo común (Bufo spinosus)

  Me quedo con lo bueno. A pesar del visón americano, a pesar de las carreteras, a pesar del jabalí, a pesar del cangrejo rojo americano, a pesar de los pesares, la vida anfibia sigue. 

lunes, 25 de junio de 2018

Ibis sagrado (Threskiornis aethiopicus) y un reencuentro especial

   Ayer domingo me acerqué hasta O Val, parroquia de Narón donde habíamos confirmado la nidificación del Gorrión molinero (Passer montanus) el año pasado. Realicé varios transectos por las mismas áreas pero no fui capaz de avistar la especie.


Paisajes de O Val

     Mientras paseaba y charlaba en compañía de un vecino apareció la "cigüeña" que lleva días en una finca próxima al campo de golf:


  Una cigüeña que no era tal sino un exótico Ibis sagrado, especie que desde el pasado invierno nomadea por la zona. Diferentes ejemplares avistados y fotografiados en parroquias de toda la comarca de Ferrol fueron noticia en el facebook local.


  Pensaba que serían ejemplares domésticos escapados de colección pero me he enterado que ya hay una población naturalizada en la costa atlántica francesa, procedente de ejemplares escapados de zoológico, con 400 parejas censadas en 2004 (fuente: S.E.O.). Así que es posible que estos ejemplares observados en la zona tengan origen francés.

Ibis sagrado (Threskiornis aethiopicus)

  Precisamente durante los muestreos ornitológicos del año pasado había conocido a un amigo muy especial. Un perro pastor escocés (creo), que me enamoró viendo como reunía un "rebaño" de gallinas con la misma técnica y seriedad que si fuesen ovejas en el pirineo navarro (si tenéis ocasión de ver algún documental sobre ello no os lo perdáis porque es realmente precioso verlos trabajar)


      Este perro además muestra un talante especialmente cariñoso (aún no sé ni como ladra) pero tampoco es de esos pesados que se te suben todo el tiempo y después no hay manera de deshacerse de ellos.  Viene, te saluda y te acompaña en el paseo por su territorio. Sin pasar por la escuela de adiestramiento, sin llevar ropita de niño, sin alimentación vegana especial,... sin la estulticia mascotera que convierte a estos magníficos animales en peluches idiotizados y consentidos.


  Hubo tiempo para una escena de tolerancia interespecífica. El que es bueno, es bueno con todos.


   Me decía un paisano sobre el perro "- Boh, ese non vale pa nada". Yo creo que sí, que vale mucho. Por lo menos sirve para reconciliarme con la esperanza.


 Y así, con esta serie de fotos sobre mi perro favorito nos despedimos por hoy.

Un perro civilizado

PD: por si algún espabilado me recuerda que el perro va suelto, indicar que estaba en fincas de su propietario y vecinos, no en un espacio natural público. Esa es la diferencia.

sábado, 23 de junio de 2018

Paseando por el P.N. de As Fragas do Eume

   Todavía estoy adaptándome a la nueva situación personal. Después de tanto tiempo como cuidador lo que más apetece es simplemente pasear, sin estrés ni preocupaciones de ningún tipo, y hoy me acerqué hasta el parque natural de As Fragas do Eume. Aunque escogí una primera ruta bastante fea, todo hay que decirlo...

 Eucaliptales en el interior del parque

  Porque el grado de eucaliptización es tan monstruoso que resulta imposible no ver Eucaliptos incluso en el corazón de uno de los bosques atlánticos más famosos de España. Aunque también conserva rincones fantásticos con una elevada biodiversidad.


Río Eume aguas abajo del embalse

 En el camino me entretuve probando el pequeño flash que lleva incorporado la Nikon B700. No vale para fotografía profesional pero ayuda a destacar el objeto cuando retratas una planta. Como los sensores de las bridge tienen tanta profundidad de campo resulta difícil difuminar el fondo, así que yo prefiero oscurecerlo con la ayuda del flash. 

  La siguiente modelo es una Linaria triornithopora, hermoso endemismo del NW peninsular perteneciente a la familia de las Escrofulariáceas y que ahora se encuentra en plena floración.

 Linaria triornithophora (Paxariños, en gallego)
Nikon B700 Focal 5 mm (28 mm)  ISO: 200  V: 1/160  F: 4,5

    Aproveché unas Lagartijas serranas para conocer mejor a la Nikon, que muestra una ligera tendencia a la sobreexposición o eso me parece a mí cuando me fío del exposímetro. En ese sentido pienso que la Canon SX daba un lectura más real. En cualquier caso una vez que se conoce esto resulta fácil corregirlo, subexponiendo durante la toma o posteriormente con el software.


 Lagartija serrana, detalle de la cabeza (y de la garrapata)

  Acabamos con la pequeñaja de la familia:

Lagartija serrana (Iberolacerta monticola) juvenil

   En fin, una mañana de paseo, tranquilo, relajado y sin preocupaciones. Cómo echaba de menos esta sensación...