Seguidores e seguidoras

domingo, 22 de junio de 2014

Metido en el cañaveral

 Si quieres confirmar realmente la reprodución de ciertas especies en A Frouxeira hay que meterse en el cañaveral. ¿Queréis conocer cómo es mi laguna de verdad? Venid conmigo!


  Con las botas altas y con mi inseparable vara (que me quedó perdida allí hoy) realicé un transecto de varias horas por el sector occidental de la "marisma". Bueno ya sé que técnicamente no es una marisma, aunque tiene influencia mareal, pero me gusta llamarla así.

 Claro entre el juncal

   Este sector es el más fácil de prospectar. Caminando por los bordes de las praderas de castañuela y juncos, puedes avanzar bastante bien, y dispones de mayor campo visual.

 Pradera de Castañuela (Bolboschoenus maritimus)

  Sobre todo en torno a los claros más abiertos, que con el lago vacio (como está ahora) aparecen completamente secos. Si el lago estuviese a su máximo nivel yo apenas tendría la cabeza fuera del agua mientras tomaba estas fotos.
  De todas formas hay que tener cuidado con las mareas dependiendo de como esté el canal de desague al mar. Hoy no era el caso, pero puede subir el nivel 30 o 40 cm a lo largo de la mañana y bloquearte un canal que habías cruzado sin problemas unas horas antes (sobre todo si vas con botas de media caña).

 Juncal abierto (Juncus spp/Scirpus spp) en seco

    La verdad es que aves acuáticas por esta zona, pues prácticamente nada de nada. Un par de reclamos de Rascón (Rallus aquaticus) y una Gallineta (Gallinula chloropus). Pero al estar con un nivel tan bajo es normal. Próximamente vais a ver donde está todo el mogollón...

 Eso si, cuando menos te los esperas aparece un profundo canal con aguas permanentes que como andes despistado, cuidadín, cuidadín....
  Mientras hacía una espera, una Rata de agua (Arvicola sapidus) cruzó nadando el canal. Este bonito roedor es muy común en todo el humedal, aunque difícil de ver, y probablemente la base alimentaria de muchos depredadores de mediano o gran tamaño. Varias Ranitas de San Antón (Hyla arborea) cantaron tímidamente cerca de mi posición.


  Qué pinta estupenda tienen estos sitios, ¿verdad? Hay algo que influye mucho en el tipo de observaciones en el campo: el horario! Las mañanas son muy productivas para ciertas cosas y, para mí, son el momento más bonito del día. Pero las últimas horas de la tarde son buenísimas para muchas otras especies (murciélagos y mamíferos en general, rapaces nocturnas, polluelas, buscarlas, ciertos reptiles, etc...).
   Desde hace años, todas mis salidas las inicio a primera hora de la mañana, pero las tardes las empleo en otras cosas. Así que eso me impide probablemente la detección de especies que con toda seguridad pueblan estos lugares.

 Carrizal denso (Phragmites australis)

   Cuando sales de entre el carrizal denso a un claro de junqueras salinas, sientes un pequeño alivio. Ya os he comentado que el cañaveral puede ser muy claustrofóbico, sobre todo cuando pierdes todas las referencias visuales y caminas a ciegas.

Límite carrizal/pradera halófila

   Quedarse al anochecer en el sitio de la foto anterior (con un buen protector antimosquitos) tiene que ser toda una experiencia..

 Pero el objetivo hoy era la confirmación de cría de varios paseriformes de carrizal para la cuadrícula NJ62, una  de las que me asigné para el Atlas de Aves Reproductoras.
La primera de esas aves era el abundante Carricero común (Acrocephalus scirpaceus). En esta época los jóvenes volantones han salido del nido y se aventuran por los tallos de los carrizos a pesar de su corta edad, demostrando que están hechos unos auténticos trapecistas ya desde pequeñitos.

Carricero común portando ceba

  Varios adultos revoloteaban a mi alrededor.  Yo lo que hago es un recorrido en silencio y muy despacio, con paradas de escucha en puntos estratégicos protegido por masas de juncos que camuflen un poco tu silueta. En estas paradas lo único que debes hacer es estar quieto, con ropas de color mimético, y las cosas van apareciendo. Pero jamás debe ir uno detrás de las aves asustándolas, y menos en época de cría con pollos por el medio.

 Carricero común (Acrocephalus scirpaceus)

 El primer jovenzuelo de carricero estaba a dos metros de mí.  Todo chulito.


  La verdad es que las aves jóvenes son todo inocencia...



 Pongo una foto desenfocadísima simplemente para que veáis que mi presencia no impedía las tareas de ceba a los pollos. Si se hacen las cosas con cuidado y en silencio, no pasa nada. Sólo hay que tener un poco de ética cuando observamos la fauna. En estos casos, la foto es secundaria. Lo primordial es el dato científico para el trabajo que se está realizando y no poner en peligro a las aves.

Adulto cebando pollo

Pollo volantón de Carricero

  También pude confirmar la cría del Escribano palustre (Emberiza schoeniclus), un paseriforme en peligro de extinción en Galiza, que cuenta en la laguna de Valdoviño con unas 5-7 parejas reproductoras.

 Escribano palustre, hembra

  En el área muestreada había una familia cebando a los jóvenes volantones y otro macho que apareció por allí brevemente. El año pasado controlara 2-3 territorios. De todas formas la mejor zona de cría de la especie es el sector Este, pero es un lugar que se debe censar desde lejos, ya que es un carrizal muy desarrollado e impenetrable de verdad.

Escribano palustre (Emberiza schoeniclus lusitanica), macho

   Una mañana productiva. Me falllaron algunas cosillas que me hacían especial ilusión, como la Buscarla pintoja (Locustella naevia), que probablemente mantiene aún alguna pareja nidificante en la marisma. Pero no me quejo. Ver Escribanos palustres criando en Galiza es ya un auténtico lujo que hay que aprovechar mientras dure.
   La próxima visita vamos a recorrer la "Baía da Lontra", "A Pesqueira" y demás. Y entonces si que vamos a ver acuáticas; os lo garantizo.

6 comentarios:

  1. Qué marabilla Xabi! Encántame ler estas entradas tan descriptivas nas que vas dando tantos detalles. Imaxínote perfectamente por aí metido e é como si o estivese vivindo en primeira persoa. A ver a segunda parte. Por certo, a miña segunda entrega do Delta do Ebro, próximamente, nos mellores cines...
    : )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. É un lugar especial, moi tranquilo; aínda que ten o seu perigo.
      O pior é ver todo fozado polo puto Xabalí (parches enteiros de Castañuela). A falta de rálidos non se debe só ao baixo nível da lagoa.
      Quedarse ata a noite debe ser unha pasada, pero bai que botarlle un par de pelotas. Eu desde logo non me atrevo (xa é facil perderte ou clavartr no fango de día...)

      Eliminar
  2. Brutales las fotos, cualquiera diría que son de la SX50.
    Parecen de réflex.

    Muy buena esta entrada, Xabi.

    UN Saludo.

    ResponderEliminar
  3. Cuando el bicho está a menos de 5 m. la cosa cambia, verdad? Imagínate andar von nuestra cámara en la tundra, pisando Colimbos y con Frailecillos al alcance de la mano.
    Un abrazo, Miguel.

    ResponderEliminar
  4. que fotos tan boas, Xabi! Mesmo parece que estiveramos nos metido en faena.
    Apertas,
    Ines

    ResponderEliminar
  5. Diso se trata, je, je.. de "levarvos" da mao por alí.
    Un abrazo

    ResponderEliminar